• El ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman, asiste a un evento en Jerusalén, 13 de septiembre de 2017.
Publicada: jueves, 14 de septiembre de 2017 7:58

El régimen israelí ha aumentado la construcción de asentamientos ilegales en Cisjordania en un nivel sin precedente durante los últimos 17 años.

“En la primera mitad del año 2017, solo en Judea y Samaria (ocupada Cisjordania) aprobamos la construcción de 1400 viviendas”, afirmó el miércoles el ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman.

De igual modo, informó que su cartera está a la espera de la aprobación de un plan presentado al gabinete israelí para la construcción de otras 10.000 viviendas en los territorios ocupados palestinos. Esta cifra es sin precedente en los últimos 17 años, agregó.

El régimen de Tel Aviv se esfuerza por extender su programa de construcciones ilegales en Cisjordania, mientras la organización Human Rights Watch (HRW) condenó la medida y acusó a los principales bancos israelíes de financiar estas edificaciones por voluntad propia y no porque les obligue alguna legislación.

En la primera mitad del año 2017, sólo en Judea y Samaria (ocupada Cisjordania) aprobamos la construcción de 1400 viviendas”, afirmó el ministro israelí de asuntos militares, Avigdor Lieberman.

 

Además, el primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, y algunos de sus ministros expresaron el martes su apoyo a una iniciativa del partido Unión Nacional-Tkuma que busca anexar la ocupada Cisjordania e imponer la salida de los palestinos, según informó el diario local Haaretz.

A través de una vídeoconferencia desde Argentina, Netanyahu participó en la reunión de su gabinete para dar su visto bueno al plan de la mencionada formación política mientras sostuvo que Cisjordania es tierra israelí y, por tanto, el régimen tiene derecho de establecerse allí y conservarla.

En los últimos meses, el régimen de Tel Aviv ha intensificado sus actividades de construcción de asentamientos en los territorios palestinos ocupados en flagrante violación del derecho internacional y desafiando la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), que rechaza cualquier construcción en territorios ocupados.

Unos 570.000 colonos israelíes viven en 120 asentamientos ilegales construidos en territorios palestinos. La comunidad internacional considera "ilegales" estos asentamientos y repudia las políticas expansionistas de Israel.

bhr/ncl/mkh

Commentarios