• Asentamientos ilegales israelíes cerca de la ciudad cisjordana de Nablus.
Publicada: jueves, 14 de septiembre de 2017 1:14

La organización Human Rights Watch (HRW) denuncia que los principales bancos israelíes financiaron la ampliación de asentamientos ilegales en Cisjordania.

“Los bancos israelíes están financiando la construcción de asentamientos y facilitando la expansión de los mismos como un asunto de su elección, no porque se les obligue de alguna forma a través de la legislación”, señaló el organismo pro derechos humanos en un informe publicado el miércoles.

HRW recordó que durante años varios bancos israelíes costearon proyectos de viviendas, dando préstamos a consejos de los asentamientos e hipotecas a aquellos que compran casas en los mismos.

En la nota, la directora de HRW para Israel y Palestina, Sari Bashi, señaló que los bancos israelíes violan sus responsabilidades con el Derecho Internacional, que solicita impedir contribuir a la violación de los derechos humanos y otros abusos como la expoliación de tierras, la anexión “de facto” de Cisjordania por el régimen de Israel y la discriminación contra los palestinos.

Bashi notificó que hay “muchos, muchos pasos” que los bancos israelíes deberían tomar para al menos “reducir su implicación en (ampliación de) los asentamiento, por no decir terminarlo”.

Los bancos israelíes están financiando la construcción de asentamientos y facilitando la expansión de los mismo como un asunto de su elección, no porque se les obligue de alguna forma a través de la legislación”, señaló el organismo pro derechos humanos HRW.

 

Según HRW, las colonias contribuyen a “graves abusos de los derechos humanos” y que el traslado de ciudadanos de una “potencia ocupante” a un “territorio ocupado” constituye “un crimen de guerra”.

En los últimos meses, el régimen de Tel Aviv ha intensificado sus actividades de construcción de asentamientos en los territorios palestinos ocupados en flagrante violación del derecho internacional y desafiando la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

Unos 570.000 colonos israelíes viven en 120 asentamientos ilegales construidos en territorios palestinos. La comunidad internacional considera "ilegales" estos asentamientos, además de denunciar las políticas expansionistas de Israel.

mjs/rha/alg/rba

Commentarios