• La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, ofrece una rueda de prensa tras una sesión del CSNU, 16 de mayo de 2017.
Publicada: miércoles, 17 de mayo de 2017 18:29
Actualizada: miércoles, 17 de mayo de 2017 22:04

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, arremete contra el Gobierno de Venezuela y dice que este país está al borde de una crisis humanitaria.

Antes de una reunión sobre el país suramericano prevista hoy miércoles por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), Haley ha acusado al Gobierno de reprimir a los manifestantes opositores y denunciado la falta de medicinas, de suministros en los hospitales y de comida en Venezuela.

A petición de Estados Unidos, el CSNU abordará hoy mismo en un encuentro a puerta cerrada la situación de Venezuela por primera vez desde el inicio de la actual crisis.

En un gesto humanitario, Haley ha pedido que todos trabajen juntos contra el Gobierno de Venezuela. "Por el bien del pueblo venezolano, y la seguridad de la región, debemos trabajar juntos para asegurarnos de que Maduro ponga fin a esta violencia y opresión y devuelva la democracia al pueblo", ha agregado sobre el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Por el bien del pueblo venezolano, y la seguridad de la región, debemos trabajar juntos para asegurarnos de que (Nicolás) Maduro ponga fin a esta violencia y opresión y devuelva la democracia al pueblo", ha afirmado la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Nikki Haley.

 

Pese a los esfuerzos y las arremetidas de Washington, medios diplomáticos han indicado que no esperan que la reunión del Consejo de Seguridad decida por ahora ningún curso de acción contra Venezuela.

Mientras Haley habla de “crisis humanitarias” en Venezuela, Caracas ha denunciado en reiteradas ocasiones el injerencismo de EE.UU. en los acontecimientos del país y el presidente Maduro asegura que su Gobierno es blanco de una guerra económica promovida por Washington, que junto con la derecha venezolana intentaría derrocarlo.

Desde el pasado mes de abril, la oposición venezolana protagoniza marchas violentas, saqueos a establecimientos comerciales y ataques a las fuerzas de seguridad, entre otras acciones, con el objetivo de forzar elecciones adelantadas, pero el presidente Maduro no acepta las presiones y ha dicho que mantendrá el calendario oficial.

tmv/mla/ftn/nal

Commentarios