• La presidenta surcoreana, Park Geun-hye ofrece un discurso ante la Asamblea Nacional de Corea del Sur, 16 de febrero de 2016.
Publicada: martes, 16 de febrero de 2016 7:07

Corea del Sur ha pedido adoptar un nuevo enfoque para impedir que su vecino del Norte siga desarrollando su ambicioso programa nuclear.

"Ha llegado el momento de encontrar una solución de fondo para provocar un cambio en Corea del Norte y ser valientes para aplicar esta solución", ha afirmado este martes la presidenta surcoreana, Park Geun-Hye, ante la Asamblea Nacional de su país.

Ha llegado el momento de encontrar una solución de fondo para provocar un cambio en Corea del Norte y ser valientes para aplicar esta solución, ha afirmado la presidenta surcoreana Park Geun-Hye.

Según la mandataria es imposible evitar que Pyongyang siga avanzando en su programa nuclear a través de métodos actuales y la buena voluntad.

“Es evidente que no podremos quebrar la ambición de Corea del Norte de desarrollar armas nucleares, utilizando los métodos actuales y únicamente con nuestra buena voluntad", ha subrayado.

A su juicio, los últimos ensayos nucleares y misilísticos norcoreanos han demostrado que Pyongyang no está abierto al diálogo para discutir nuevamente su desnuclearización.

Corea del Norte prueba nuevo tipo de un cohete anti-buque, 8 de febrero de 2015.

 

"Si nada cambia, el equipo de Kim Jong-un (líder norcoreano), que avanza sin control, podría desplegar un misil con una ojiva nuclear, y somos nosotros los que sufriremos", ha advertido.

Asimismo, ha asegurado que Seúl prevé reforzar su cooperación con Estados Unidos, así como la cooperación trilateral Corea del Sur-EEUU-Japón, además de centrarse en la solidaridad con China y Rusia.

Las declaraciones de Park se han producido después de la intensificación de las tensiones en la península coreana por el lanzamiento de un cohete de largo alcance con un satélite de comunicaciones Kwangmyongsong-4 por Pyongyang, que tuvo lugar el pasado 7 de febrero. Ese ensayo además desencadenó una ola de críticas a nivel internacional.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) prevé endurecer las sanciones contra Corea del Norte, a su vez EE.UU. y sus aliados planean tomar medidas adicionales para presionar sobre Pyongyang y obligarlo a renunciar al desarrollo de sus programas nuclear y militar.

La península coreana vive inmersa en una escalada de retórica militar desde la guerra de Corea (1950-1953). Al final del conflicto no firmaron ningún acuerdo de paz, por lo que las dos Coreas permanecen técnicamente en guerra.

mep/rha/nal

Commentarios