• Un misil yemení poco después del lanzamiento.
Publicada: martes, 27 de noviembre de 2018 23:57

Las fuerzas yemeníes, respaldadas por los comités populares, atacan objetivos saudíes en Asir y Jizan con misiles balísticos de fabricación nacional.

La agencia oficial yemení de noticias Saba News, citando a oficiales militares bajo condición de anonimato, informó el martes de que un misil Zelzal-1 golpeó con éxito a un agrupamiento de mercenarios liderados por Arabia Saudí en Jizan (suroeste del reino árabe) y otro misil del mismo tipo impactó en otro centro de mercenarios en Asir (suroeste de Arabia Saudí).

La fuente agrega que los dos misiles dejaron un número no especificado de muertos y heridos entre las fuerzas lideradas por Arabia Saudí. Este país comanda desde marzo de 2015 una guerra contra Yemen para restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi.

Además, la cadena de televisión local Al Masirah anunció que las fuerzas yemeníes dispararon otro misil Zelzal-1 hacia el punto de concentración de milicianos leales a Mansur Hadi, y liderados por los saudíes, en la base militar de Helm, cerca de la localidad de Qa’atabah, en la provincia de Ad-Dali (suroeste de Yemen).

La misma jornada del martes, soldados yemeníes, con el apoyo del movimiento popular Ansarolá, atacaron posiciones saudíes en la provincia de Taiz, suroeste de Yemen, y dejaron un número indeterminado de víctimas. De hecho, Ansarolá y el Ejército yemení responden a los ataques saudíes, destruyendo sus instalaciones militares en pleno corazón del reino.

 

El régimen de los Al Saud insiste en continuar su devastadora agresión contra su vecino sureño, pese a que la comunidad internacional alerta de la crisis humanitaria que está provocando y de que se está hundiendo en la ciénaga en la que se ha convertido para ellos la guerra de Yemen.

La guerra desatada contra Yemen por el régimen saudí y sus aliados se ha cobrado la vida de unos 50 000 yemeníes y unos 85 mil niños menores de cinco años han muerto como consecuencia de una desnutrición severa, según un informe publicado el mes en curso por la ONG Save the Children (Salven a los Niños).

ftn/hnb/nii/

Comentarios