• Combatientes de Ansarolá celebran una victoria ante la coalición agresora, liderada por Arabia Saudí.
Publicada: jueves, 26 de marzo de 2015 14:59
Actualizada: sábado, 1 de octubre de 2016 8:30

El movimiento popular yemení de Ansarolá ha tomado el control de un puerto al sur del país, a pesar de los ataques encabezados por Arabia Saudí contra sus posiciones.

Según ha informado la agencia noticiera Yemen News, se trata del puerto Mocha, situada en la estratégica región ribereña del estrecho de Bab el-Mandeb, a 107 kilómetros del centro de la provincia de Taiz que también está bajo el control de este grupo.

El control de Bab al-Mandeb, es un tema muy importante en la crisis de Yemen, pues es una de las rutas marítimas más transitadas del mundo y cuenta con una enorme importancia debido a su ubicación estratégica, cerca de los ricos pozos petroleros de Oriente Medio.

Arabia Saudí que tiene una economía basada en el petróleo, después del estrecho de Ormuz (sur de Irán), exporta la mayor parte de su crudo a través de Bab el-Mandeb. Además, las navegaciones a través del canal de Suez de Egipto dependen directamente de este estrecho.

Por otra parte, según ha informado un alto responsable del canal de Suez, cuatro fragatas militares de la Marina egipcia han partido rumbo a la ciudad sureña yemení de Adén.

La fuente, ha confirmado que los cuatro barcos tienen previsto participar en los ataques de la coalición árabe que está bombardeando Yemen.

Una coalición contra el movimiento popular yemení Ansarolá, encabezada por Arabia Saudí y con la luz verde de EE.UU., ha iniciado la madrugada de este jueves una invasión contra Yemen.

La coalición, se ha integrado por 10 países, entre ellos los Estados miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por los países árabes ribereños del Golfo Pérsico) a excepción de Omán, a saber, la propia Arabia Saudí, Kuwait, Baréin, Catar y Emiratos Árabes Unidos (EUA).

Egipto, Jordania, Turquía, Argelia y Sudán, forman también parte de esta coalición para apoyar al prófugo expresidente, Abdu Rabu Mansur Hadi respaldado también por el Occidente; mientras que países como Marruecos también se han mostrado interesados en participar en los ataques contra Yemen.

Por otro lado, varios países, entre ellos Irán, China, Rusia y Argelia han expresado su contrariedad por el rumbo que han tomado los acontecimientos y advertido sobre las consecuencias de las intervenciones de esta índole en el país árabe.

ymc/ktg/kaa

Comentarios