• El presidente estadounidense, Joe Biden.
Publicada: sábado, 17 de septiembre de 2022 14:14

Un legislador venezolano de la izquierda tacha de inaceptable la amenaza de EE.UU. con intensificar sanciones a Venezuela si no retoma el diálogo con la oposición.

José Gregorio Correa, diputado del izquierdista partido de Acción Democrática en la Asamblea Nacional de Venezuela, cargó el viernes contra Estados Unidos por dañar la economía venezolana con la imposición de sanciones inhumanas que afectaron a los ciudadanos, ni al gobierno del país bolivariano.

El asambleísta fustigó al subsecretario del Departamento de Estado para América Latina, Brian Nichols, quien advirtió el jueves que Venezuela sufrirá más sanciones, si no retoma el diálogo con la oposición, suspendido en octubre de 2021 por culpa de Washington. Correa censuró, además, a la derecha venezolana por bailar al son de EE.UU. y pedir más sanciones al pueblo venezolano.

“Es inaceptable el chantaje y los medios de presión que hacen los Estados Unidos y un sector en Venezuela. Nadie puede imaginarse como un venezolano puede pedir el malestar para otro venezolano, creo que no recuerdan las colas de la gasolina y la falta de alimentos en los mercados, bachaqueo, desabastecimiento de insumos, más inflación […], eso es inaceptable, cuando ya bastante daño le ha hecho un gobierno que ha destruido la industria petrolera y agroindustrial”, denunció Correa.

 

El diputado avisó que cuando la derecha pide sanciones, “es importante que se sepa que eso repercute al país, no al gobierno. El gobierno tiene sus problemas resueltos, pero el ciudadano común, el que sale día a día a trabajar, no”.

Lamentó que la derecha, en lugar de alzar la voz y defender a los migrantes venezolanos que están siendo maltratados en EE.UU., Perú, Ecuador y Chile, piden más sanciones a su patria.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, restó importancia el jueves a la amenaza de EE.UU. y le recordó a Washington que se había acabado el tiempo de los “imperios dominantes”.

El país bolivariano, blanco de “una guerra económica despiadada”, según Caracas, desde 2015 como consecuencia de las duras sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados europeos a fin de asfixiar su economía y derrocar al Gobierno de Maduro, salió en 2021 de la recesión más profunda de América Latina y logró reparar buena parte de su industria petrolera con la ayuda de amigos como Irán.

ftm/hnb