• Fusil de asalto de fabricación rusa Kalashnikov Ak-12.
Publicada: martes, 21 de agosto de 2018 17:31
Actualizada: miércoles, 22 de agosto de 2018 1:34

El consorcio ruso Rosoboronexport ha confirmado planes para instalar en Venezuela una fábrica de armas ligeras y un centro de mantenimiento de helicópteros.

Alexánder Mijéyev, director general de la principal agencia estatal rusa para la exportación e importación de productos relacionados con la defensa, Rosoboronexport, ha explicado este martes que el organismo prevé poner en marcha una “pequeña” línea de producción de armas ligeras en el país sudamericano el próximo año.

“La pequeña planta de armas de tiro se pondrá en marcha en 2019”, ha precisado Mijéyev a los medios de comunicación en la feria internacional de defensa Army 2018, que se celebra entre 21 a 26 de este mes de agosto en la localidad de Kúbinka, en las afueras de Moscú (capital rusa).

Rosoboronexport, ha añadido el funcionario, está trabajando para acelerar la puesta en marcha del proyecto. La planta producirá fusiles Kalashnikov, según Mijéyev, quien no entró en detalles sobre el lugar previsto.

El director general de la empresa ha hecho constar además que el consorcio tiene previsto abrir este mismo año un centro de mantenimiento de helicópteros en la ciudad venezolana de Acarigua (centro).

La pequeña planta de armas de tiro se pondrá en marcha en 2019 (en Venezuela)”, ha precisado Alexánder Mijéyev, director general de la principal agencia estatal rusa para la exportación e importación de productos relacionados con la defensa, Rosoboronexport.

 

En los últimos años, Venezuela se ha convertido en uno de los mejores clientes de la industria rusa de armamento. Durante el mandato presidencial del fallecido Hugo Chávez, entre 2001 y 2011, Caracas compró a Moscú armas por valor de 11 000 millones de dólares.

Este martes, Rosoboronexport ha anunciado asimismo planes del Kremlin para realizar sus transacciones de armamento con sus socios comerciales en las monedas nacionales de cada país, prescindiendo del dólar.

A finales de mayo, el presidente ruso, Vladímir Putin, ya apuntó a que Moscú debería hacer sus negocios con sus socios extranjeros en su divisa nacional, lo que a su juicio reduciría la dependencia del mercado internacional respecto al dolar estadounidense.

En 2015, Putin había ordenado ya prohibir el dólar como moneda de pago en el sector petrolero de la Federación de Rusia. Venezuela, que también es blanco de la hostilidad estadounidense, aboga igualmente por la sustitución del dólar para poner fin a la guerra económica lanzada por Washington en su contra.

ask/mla/mjs

Comentarios