• El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla ante los simpatizantes de su partido AKP en la ciudad de Izmir, 17 de mayo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 20 de marzo de 2019 2:59

El presidente de Turquía ha comparado al autor del ataque contra dos mezquitas en Nueva Zelanda con los integrantes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

“No hay absolutamente ninguna diferencia entre el asesino que mató a personas inocentes en Nueva Zelanda y los que han cometido actos terroristas en Turquía, Francia, Indonesia y otros países”, ha resaltado Recep Tayyip Erdogan, en un artículo publicado este martes por el diario estadounidense The Washington Post.  

Al menos 50 personas murieron y más de 20 resultaron heridas en los atentados terroristas, perpetrados el pasado viernes, por hombres provistos de armas de fuego en sendas mezquitas de la ciudad neozelandesa de Christchurch. 

Según el mandatario sirio, el agente de la masacre de Christchurch “quería sembrar las semillas de odio entre la humanidad”, adoptando la misma postura que tomó la banda extremista de Daesh para difundir su “ideología radical” en el mundo.

No hay absolutamente ninguna diferencia entre el asesino que mató a personas inocentes en Nueva Zelanda y los que han cometido actos terroristas en Turquía, Francia, Indonesia y otros países”, ha resaltado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

 

Erdogan, no obstante, ha denunciado el silencio de ciertos países occidentales ante los “delitos fanáticos” contra los musulmanes, instándolos a impedir las políticas que podrían promover el racismo, la xenofobia y la islamofobia.

“Desafortunadamente, la islamofobia y la xenofobia, entre otras prácticas incompatibles con los valores liberales, suceden bajo el silencio de Europa (…) Si el mundo quiere prevenir en el futuro ataques similares a los de Nueva Zelanda, debe saber que lo que sucedió (en Christchurch) fue producto de una campaña de difamación coordinada”, ha agregado.

Brenton Tarrant, uno de los autores principales de los ataques contra mezquitas de Nueva Zelanda, se describe a sí mismo en un manifiesto de 74 páginas como “xenófobo”, “fascista” y admirador del presidente de EE.UU., Donald Trump. Para él, Trump es el “símbolo de la identidad blanca renovada”.

En los últimos años, los ataques islamófobos de extrema derecha han ido en aumento en diferentes países occidentales, como Estados Unidos, Francia, España y Alemania.

myd/sjy/mjs/hnb

Comentarios