• El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, ofrece una rueda de prensa en Ankara, 16 de abril de 2018.
Publicada: sábado, 28 de abril de 2018 1:54
Actualizada: sábado, 28 de abril de 2018 2:32

El canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, enfatiza que Ankara no aceptará el lenguaje de sanciones y amenazas de Estados Unidos y los aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en lo referente a la compra de los sistemas de defensa antiaérea S-400 de Rusia.

El ministro de Exteriores de Turquía ha asegurado este viernes desde Bruselas (capital belga) que si Ankara recibe una buena propuesta de sus socios de la OTAN sobre la venta de sistemas antimisiles, como los Patriots, de fabricación estadounidense, “la considerará”.

No obstante, Cavusoglu ha descartado la posibilidad de que Estados Unidos o cualquier otro país pueda amenazar a Turquía con la imposición de sanciones, si esta decide comprar los sistemas defensivos S-400 de Rusia.

Al hacer alusión al encuentro sostenido este mismo viernes con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, el alto diplomático ha comentado que Turquía dejó clara su postura al respecto.

Discutimos el tema del S-400 con Pompeo. Le dijimos que necesitamos estos sistemas y que afirmaciones como ‘si compras el S-400, aplicaremos sanciones’ no funcionarán con nosotros”, ha precisado.

Discutimos el tema del S-400 con (el secretario de Estado estadounidense, Mike) Pompeo. Le dijimos que necesitamos estos sistemas y que afirmaciones como ‘si compras el S-400, aplicaremos sanciones’ no funcionarán con nosotros”, ha señalado el canciller turco, Mevlut Cavusoglu.

 

El sistema S-400 'Triunfo' es la última generación de dispositivos antimisiles tierra-aire de Rusia, con capacidad para poner en juego tres tipos de misiles diferentes, y habilitado para destruir objetivos voladores, ya sea a corta o a “extremadamente larga” distancia. También está diseñado para rastrear y destruir objetivos diversos, desde aparatos de reconocimiento hasta misiles balísticos.

Pese a que Turquía es aún miembro de la OTAN, dirigida por EE.UU., las relaciones Ankara-Washington se han enturbiado en los últimos años, en particular desde el fallido golpe de Estado del año pasado en Turquía.

Otra razón del deterioro de los nexos entre Turquía y EE.UU. es el apoyo que Washington brinda a las fuerzas kurdas en Siria, a las que Ankara considera como “terroristas”.

mnz/ctl/snr/rba

Comentarios