• Soldados estadounidenses patrullan en la provincia de Al-Hasaka, noreste de Siria, 24 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 19 de abril de 2021 1:45

Otro convoy con armas y equipo logístico se dirigió el domingo a la base ocupada por fuerzas de EE.UU. en la ciudad siria de Al-Shadadi, en Al-Hasaka.

“Un convoy, conformado por 24 camiones pertenecientes a la ocupación estadounidense, entró el domingo a través del cruce ilegal de Al-Walid en tierras sirias”, informaron fuentes locales de la aldea de Al-Suwaidia en el campo de Al-Jarubiya a la agencia oficial siria de noticias SANA.

Los camiones, cargados con armamento, refrigeradores y tanques, se dirigieron a las bases ilegales de Estados Unidos en la provincia de Al-Hasaka, situada en el noreste de Siria. 

Citando a activistas locales, el medio sirio detalló que los camiones salieron de Al-Rumailan por la carretera internacional rumbo a la ciudad de Al-Qamishli, desde donde se dirigió a las bases de ocupación estadounidense en la ciudad siria de Al-Shadadi, en Al-Hasaka.

 

SANA también informó que el citado convoy entró en territorio sirio cuatro horas después del ingreso de cinco vehículos blindados estadounidenses, flanqueados por el vuelo intensivo de aviones de EE.UU.

El Gobierno de EE.UU., bajo el pretexto de “proteger” los pozos de petróleo en el país árabe ante posibles ataques o tomas de los grupos terroristas, canceló su anterior decisión de retirar todas sus fuerzas del noreste de Siria, y dejó unos 500 soldados en esa zona estratégica, y sigue enviando suministros bélicos y logísticos a las zonas orientales y nororientales de Siria.

Al respecto, Damasco ha hecho hincapié en diversos foros internacionales que Washington no busca acabar con los terroristas o resguardar los pozos petroleros sino lo que realmente quiere es robarse los recursos de Siria, con la ayuda de sus aliados locales sirios-kurdos

En esta línea, el martes, al menos 60 elementos de Daesh fueron transportados por dos helicópteros del Ejército estadounidense de las prisiones bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), aliadas de Estados Unidos, en la provincia de Al-Hasaka al campo petrolero de Al-Omar.

“Los estadounidenses y sus seguidores actúan como piratas, apuntando a la riqueza petrolera y a los barcos de suministro de Siria”, subrayó el 18 de marzo el ministro de Petróleo de Siria, Basam Tomeh.

mdh/ncl/hnb