• Un adolescente sirio se encuentra cerca de los escombros de un edificio en el vecindario de Guta Oriental, al este de Damasco, capital siria, 23 de febrero de 2018.
Publicada: jueves, 24 de septiembre de 2020 19:39
Actualizada: lunes, 5 de octubre de 2020 14:36

Siria sufrió daños que superan los 442 mil millones de dólares durante sólo ocho años de guerra y su economía se hundió como consecuencias de las sanciones.

Así lo indica un estudio realizado de manera conjunta por la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental (CESPAO) y el Centro de Estudios Sirios de la Universidad de St Andrews (Escocia), publicado el miércoles.

El estudio que cubre el período 2011-2019 revela que al final del octavo año del conflicto en Siria, las pérdidas económicas habían superado un estimado de 442 000 millones de dólares.

Según el informe, a esa enorme e impactante cifra hay que añadir el sufrimiento de una población entre la que se registraron 5,6 millones de refugiados y 6,4 millones de desplazados internos; 6,5 millones que padecían de inseguridad alimentaria; y 11,7 millones que todavía necesitaban al menos una forma de asistencia humanitaria.
 
El informe titulado “Siria en guerra: ocho años después”, cifra en que casi 3 millones de niños dentro del país árabe no pudieron asistir a la escuela durante el año escolar 2017-2018.

 

El conflicto, librado por grupos terroristas apoyados por Occidente y algunos países árabes, ha desgarrado el tejido social y ha causado pérdidas en el desarrollo humano, degradando la situación de Siria de un desarrollo humano medio a un desarrollo humano bajo.

En cuanto al comercio, el informe subraya que las exportaciones sirias experimentaron un colapso, de 8.7 mil millones de dólares en 2010 a 0.7 mil millones de dólares en 2018, como resultado de la interrupción de las cadenas de producción y comercio.

Asimismo, según el informe, los daños a la infraestructura, las restrictivas sanciones económicas unilaterales impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE), y la fuga de capital físico, financiero y humano del país son algunos de los factores que contribuyen al colapso del comercio y la economía de Siria.

Las importaciones, sin embargo, no experimentaron una caída comparable, lo que aumentó el déficit comercial y devaluó aún más la moneda nacional, es decir la libra siria.

En el país devastado por la guerra, las sanciones unilaterales impuestas por EE.UU. y la UE, sobre todo en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, han dificultado aún más la vida para una población que está lidiando con los efectos del conflicto, lo que significa que el acceso a suministros médicos básicos, ayuda, equipamiento y productos esenciales diarios es casi nulo, o sea que los embargos están provocando la muerte de los ciudadanos.

ftm/rha/tqi/mrg