• Un convoy de las fuerzas turcas avistado en la provincia siria de Alepo, 30 de enero de 2018.
Publicada: jueves, 1 de febrero de 2018 2:06
Actualizada: jueves, 1 de febrero de 2018 3:26

El Gobierno de Damasco ha acusado a las fuerzas de Estados Unidos y de Turquía de estar reemplazando a los grupos terroristas que patrocinan en el norte de Siria, para también volver a condenar la operación militar turca contra el cantón kurdo de Afrin.

“Cuando la alianza de la Resistencia comenzó a ganarle la batalla al terrorismo en suelo sirio, los países que apoyan el terrorismo se movilizaron, ya sean las fuerzas invasoras turcas o estadounidenses, para reemplazar a los terroristas en el norte de Siria”, denunció Buzaina Shaaban, asesora política y de medios de comunicación del presidente sirio, Bashar al-Asad.

En declaraciones vertidas el miércoles en una conferencia organizada en Damasco, la capital siria, por la Fundación Nacional de Al-Quds, la funcionaria siria vinculó al régimen de Israel con el terrorismo y agregó que “la guerra contra el terrorismo también supone una guerra contra el sionismo”, informó la agencia oficial siria de noticias SANA.

A su juicio, la resistencia ante la ocupación israelí de Palestina y el terrorismo en Siria es una resistencia contra el mismo enemigo, al tiempo que acentuó que los documentos históricos presentados en la conferencia ponen de relieve los proyectos de Tel Aviv contra Siria desde hace muchos años.

Cuando la alianza de la Resistencia comenzó a ganarle la batalla al terrorismo en suelo sirio, los países que apoyan el terrorismo se movilizaron, ya sean las fuerzas invasoras turcas o estadounidenses, para reemplazar a los terroristas en el norte de Siria”, denuncia Bouthaina Shaaban, asesora política y de medios de comunicación del presidente sirio, Bashar al-Asad.

 

Los señalamientos de Shaaban se produjeron después de que el Ejército de Turquía arrancara, el pasado 20 de enero, una operación, bautizada como “Rama de Olivo”, contra las posiciones de la guerrilla kurda Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) en la ciudad de Afrin, sita en el noroeste de Siria, para blindar la frontera común, conforme a Ankara.

La operación turca comenzó después de que saliera a la luz una información que señalaba que los estadounidenses tratan de entrenar a un nuevo ejército compuesto por 30.000 milicianos kurdos en Siria, iniciativa que ha indignado a las autoridades turcas.

Desde el estallido del conflicto sirio en 2011, las autoridades sirias han acusado una y otra vez a EE.UU., Israel, Turquía y Arabia Saudí, de brindar cualquier tipo de asistencia a los grupos armados, incluidas facciones extremistas, con tal de derrocar al Gobierno de Damasco.

mjs/anz/snr/rba

Comentarios