• 
El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov.
Publicada: martes, 12 de octubre de 2021 17:33

Rusia rechaza haber utilizado suministros de gas como un arma política, asegurando que seguirá siendo proveedor más confiable de recursos naturales para Europa.

“Es una vergüenza que sigan repitiendo como un disco rayado tales acusaciones. Nunca hemos ejercido presión suministrando nuestros recursos energéticos [...]. No nos interesa en absoluto utilizarlos como arma política”, ha hecho hincapié este martes el vicepresidente de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, en una entrevista concedida a la cadena británica BBC.

Con estas palabras el alto diplomático ruso ha respondido a las recientes declaraciones del asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, quien calificó el viernes de un error si el país euroasiático “decide aprovechar la situación actual del mercado europeo del gas como una herramienta de coerción y un arma política”.

Reiterando en que Rusia siempre ha sido y será el proveedor más confiable de recursos naturales para Europa, el titular ruso ha considerado tales acusaciones infundidas contra el Kremlin como parte de la “guerra mediática” que el Occidente sigue librando contra Moscú en muchos frentes.

Admás, Riabkov ha recordado la preparación de su país para cooperar con la Unión Europea (UE) a fin de superar el problema de escasez de recursos naturales, así como evitar las subidas de precios en Europa.

 

Esto mientras la amenaza de la crisis energética se cierne sobre Europa, en momentos en que el continente verde se acerca al invierno. De hecho, el precio de gas durante la negociación en la bolsa del Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, la capital del Reino Unido, superó el lunes los 1100 de dólares por 1000 metros cúbicos. Los precios son al menos 60 % más que el pasado otoño boreal.

Rusia, importante actor en mercado energético de Europa

Ante tal situación, Rusia y su gigante de gas estatal Gazprom representan más del 40 por ciento de las importaciones de gas al bloque comunitario a través de tres grandes gasoductos: Nord Stream 1, que discurre por el Mar Báltico, otro gasoducto que atraviesa Ucrania (Droujba o Amistad), y un tercero a través de Bielorrusia (Yamal).

No obstante, la UE ha evitado concluir acuerdos prolongados con Gazprom por razones políticas y ahora, el bloqueo le ha pasado factura y tiene que soportar los precios fluctuantes del mercado del gas natural.

Además, Europa está siendo castigada por su demora en el lanzamiento del gasoducto Nord Stream 2, que planea trasladar hasta 55 000 millones de metros cúbicos de gas directamente desde Rusia a Alemania por el fondo del mar Báltico.

Estados Unidos viene oponiéndose a dicho megaproyecto, afirmando que aumentaría la influencia de Rusia en Europa en un momento de creciente tensión entre ambas potencias.

En este sentido ha impuesto repetidamente sanciones a través del bloqueo de inmuebles o intereses de entidades que participan en la construcción del megaproyecto Nord Stream 2, entorpeciendo así el desarrollo del proyecto. Rusia, por su parte, asegura que el Occidente no podrá detener el avance del proyecto, instando a Europa a defender su soberanía ante exigencias masivas e injerencias estadounidenses.

mmo/mdh/mrg