• Instante del lanzamiento de un misil balístico del Ejército de Rusia durante unas maniobras militares realizadas en algún sitio estratégico de Rusia.
Publicada: lunes, 21 de septiembre de 2020 14:14
Actualizada: viernes, 16 de octubre de 2020 14:35

Rusia advierte que EE.UU. cometería un error si no renueva el tratado START III, al tiempo que aclara que esto no significa que Moscú vaya a quedar indefensa.

El posible fin del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III, por sus siglas en inglés) no significa que Moscú vaya a quedar indefensa”, ha aseverado Vasili Nebenzia, representante permanente de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en una entrevista publicada este lunes por la agencia de noticias rusa RIA.

Moscú está interesada en la prolongación del tratado START III, ha proseguido Nebenzia que ha agregado que desde el Kremlin se percibe este pacto como uno de los elementos más importantes de la estabilidad estratégica a nivel mundial.

El medio ruso, citando al alto diplomático, ha señalado que la no renovación de este convenio podría constituir un hecho muy grave, no obstante, ha añadido que, si la parte estadounidense decide no seguir comprometiéndose con su renovación, entonces, la parte rusa encontrará la manera más eficaz y viable para establecer medios de defensa que mejor convenga a los intereses de Rusia.

La actual coyuntura entorno al START III es como “un síntoma alarmante más en la esfera de la estabilidad estratégica” que desde un tiempo atrás lo viene desafiando la parte norteamericana, ha anotado el funcionario ruso.

 

Dicho esto, Nebenzia ha precisado a la agencia rusa que esta situación es solo una parte del problema global de la destrucción de los regímenes de control sobre las armas, así como el desarme y la no proliferación.

Desafortunadamente, recibimos cada vez más pruebas de que en realidad detrás de los intentos de EE.UU. de desmantelar el sistema de acuerdos en esa esfera está el deseo de obtener carta blanca para proyectar y emplear su fuerza”, ha lamentado el alto representante ruso ante la ONU.

Las observaciones de Nebenzia responden a las declaraciones del enviado especial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para el control sobre el armamento, Marshall Billingslea. Este dijo previamente en una entrevista en la misma jornada que si Washington y Moscú no preparan un memorando presidencial sobre armas para el mes de febrero, el tratado START III no se ampliará.

El tratado START III, cuyo objetivo es limitar el despliegue de armas nucleares, se firmó en 2010. Actualmente es el único acuerdo que mantiene la estabilidad estratégica entre estos dos países, pues implica el control del 90 % de todas las armas nucleares del planeta.

Rusia, en diciembre del año pasado, propuso extender el tratado START III otros cinco años sin condiciones, como contempla el mismo documento, dejando claro que los rusos necesitan este tratado en la misma medida que los estadounidenses.

No obstante, el Ejecutivo de Estados Unidos insiste en un nuevo tratado de control de armas, y exigen que también incluya a China, algo que el país asiático ya ha rechazado en reiteradas ocasiones.

krd/rha/tmv/mjs