• Un helicóptero de la Marina Real británica (Royal Navy) opera en el norte de Noruega durante un vuelo de entrenamiento en el Ártico.
Publicada: martes, 19 de febrero de 2019 9:14
Actualizada: martes, 19 de febrero de 2019 18:30

Rusia advierte que reaccionará ante los planes de la Alianza Atlántica para reforzar su presencia militar en la región del Ártico.

El vicepresidente del Comité de Seguridad y Defensa de la Cámara Baja del Parlamento ruso, Yuri Shvitkin, rechazó el lunes la “retórica agresiva” del Ministerio de Defensa del Reino Unido y aseveró que la nueva estrategia de Londres intensificará las tensiones en la zona y pondrá en riesgo la seguridad y estabilidad mundial.

“Por supuesto, si el contingente (del Reino Unido) se acumula, recibirá una reacción por nuestra parte. (…) Tenemos suficientes recursos para tomar medidas preventivas y no permitir la escalada de la tensión”, advirtió el diputado ruso, citado por la agencia de noticias local RIA Novosti.

El ministro de Defensa del Reino Unido, Gavin Williamson, reveló el domingo de un nuevo programa de diez años de Londres para aumentar la presencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el Ártico ante “los nuevos desafíos”.  

El alto cargo británico informó sobre la formación de una brigada británico-noruega en la región, para lo cual darán entrenamiento a más de mil efectivos de infantes de la Marina del Reino Unido y Noruega.   

Por supuesto, si el contingente (del Reino Unido) se acumula, recibirá una reacción por nuestra parte. (…) Tenemos suficientes recursos para tomar medidas preventivas y no permitir la escalada de la tensión”, advirtió Yuri Shvitkin, vicepresidente del Comité de Seguridad y Defensa de Cámara Baja del Parlamento ruso, sobre el aumento de la presencia militar del Reino Unido en el Ártico.

 

Shvitkin agregó que la reacción de Rusia no se considera como una agresión, sino es una medida defensiva que se adopta en el marco de la “Estrategia Nacional” del país.

El Gobierno del Reino Unido había anunciado que está ideando “una estrategia de defensa del Ártico” al esplegar 800 comandos en Noruega e instalar una base militar en “su patio trasero” mientras Rusia trata de “reabrir” bases pertenecientes a la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y acelerar las actividades de sus submarinos en la región.

Rusia anunció en 2017 su plan para reforzar su presencia militar en la región del Ártico, como parte de la política del presidente ruso, Vladimir Putin, para proyectar el poder militar ruso “hacia un nivel no visto desde la época de la extinta URSS”.

El Ártico es una zona de suma importancia por sus grandes reservas de gas y petróleo, así como por ser muy estratégica para Moscú y el Occidente, en particular, tras el deterioro de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y la Unión Europea (UE) a raíz de los conflictos en el este de Ucrania, entre otros.

msm/rha/krd/alg

Comentarios