• El representante permanente de Rusia ante la OTAN, Alexánder Grushkó.
Publicada: jueves, 2 de junio de 2016 8:12
Actualizada: jueves, 16 de marzo de 2017 8:52

Rusia arremete contra la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por utilizar la imagen de Moscú como enemigo para volver al centro de la escena mundial.

"Hoy podemos observar que la imagen de un gran enemigo se usa para alcanzar otros objetivos geopolíticos, devolver a la OTAN al centro de la escena mundial, intentar demostrar que no existen otros modos de garantizar la seguridad aparte del OTAN-centrismo, que presupone el vínculo estratégico de Europa y EE.UU.", señaló el representante permanente de Rusia ante la OTAN, Alexánder Grushkó, en una entrevista concedida a Rossíyskaya Gazeta.

La OTAN, enfatizó, necesita a un "gran enemigo" para alcanzar sus objetivos geopolíticos y demostrar la necesidad de su existencia como instrumento capaz de resolver los problemas de seguridad actuales.

Hoy podemos observar que la imagen de un gran enemigo se usa para alcanzar otros objetivos geopolíticos, volver a la OTAN al centro de la escena mundial, intentar demostrar que no existen otros modos de garantizar la seguridad aparte del OTAN-centrismo, que presupone el vínculo estratégico de Europa y EE.UU., señaló el representante permanente de Rusia ante la OTAN, Alexánder Grushkó.

En su opinión, la Alianza Atlántica se siente "absolutamente incómoda ante la ausencia de un gran enemigo" y para garantizar la seguridad en Europa utiliza los esquemas de los tiempos de la Guerra Fría.

 

También arremetió contra EE.UU. por su expansionismo y presencia ambiciosa en el océano Ártico. En este sentido, subrayó que en los objetivos de los militares estadounidenses entra promover los intereses de EE.UU. "desde Groenlandia hasta el mar Caspio y desde el océano Ártico hasta el Levante". "La pregunta es ¿dónde está EE.UU. y dónde está el mar Caspio?", agregó.

Por último, Grushkó aseguró que Rusia, al igual que EE.UU. y cualquier otro país, también tiene sus propios intereses y los va a defender.

Sin embargo, reiteró que, a diferencia de Estados Unidos, Rusia concentra su poderío militar en su propio territorio, lo cual "no representa ningún secreto" para los demás.

Desde el comienzo de la crisis ucraniana en febrero de 2014, la OTAN y EE.UU. han aumentado su presencia militar cerca de la frontera rusa, una medida que ha provocado duras críticas del Kremlin, además de generar protestas en varios países europeos, incluida Ucrania.

No obstante, la reciente escalada de tensiones se debe a la activación, por parte de la Alianza Atlántica, de un sistema antimisiles estadounidense Aegis Ashore en la base de Deveselu, en Rumanía, a unos 600 kilómetros al oeste de la península de Crimea, recientemente unificada a Rusia.

mep/anz/hnb

Comentarios