• El director del Comité de Investigación de Rusia, Aleksandr Bastrykin.
Publicada: sábado, 13 de febrero de 2016 9:02

El director del Comité de Investigación de Rusia, Aleksandr Bastrykin, urgió el viernes a la creación de una coalición internacional para combatir la dictadura impuesta por EE.UU. al resto del mundo.

Bastrykin señaló que el mundo tiene la necesidad urgente de establecer un nuevo sistema de pesos y contrapesos que represente, de forma igualitaria, a todas las naciones de todo el espectro político mundial, indicando que, para ello, hace falta una coalición internacional que haga frente a este asunto.

La formación de una coalición global de países podría servir como "un polo viable para contrarrestar la dictadura impuesta por los estadounidenses junto con sus aliados occidentales", según declaró el director del Comité de Investigación de Rusia, Aleksandr Bastrykin

La formación de una coalición global de países podría servir como "un polo viable para contrarrestar la dictadura impuesta por los estadounidenses junto con sus aliados occidentales", según declaró el director ruso en un coloquio celebrado en la capital rusa, Moscú.

En este contexto, Bastrykin recalcó que el dominio geopolítico de Washington se basa en su poder financiero, el cual se apoya en "la no controlada y no garantizada" inyección de la moneda del dólar estadounidense en la economía mundial.

Por esta razón, subrayó que la coalición internacional debe determinar la exclusión gradual del dólar de sus reservas de divisas y, para tal fin, recordó que en una serie de instituciones internacionales como la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), la Comunidad Económica de Eurasia, los BRICS y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), ya se han establecido los elementos básicos para la construcción de una futura alianza global que pueda contrarrestar la posición norteamericana en el mundo.

Asimismo, el funcionario ruso detalló que Washington y sus aliados están librando una "guerra híbrida" contra Moscú, que consiste en manipular los precios del mercado de energía, y una "guerra de divisas" con la que, de forma descontrolada, se inyecta la moneda estadounidense en el mercado internacional.

Rusia está en desacuerdo con el Occidente, en particular EE.UU., en una serie de temas, incluyendo la crisis en Ucrania, donde los países occidentales acusan a Moscú de avivar las llamas de la crisis, algo que el Kremlin niega.

Al respecto, tanto EE.UU. como la Unión Europea (UE) han impuesto varias rondas de sanciones económicas contra individuos, organizaciones y sectores rusos: el bancario, energético y de defensa; a lo que Rusia ha respondido adoptando otras medidas punitivas.

krd/anz/msf

Comentarios