• Comandante en jefe del CGRI de Irán, el general de división Hosein Salami.
Publicada: domingo, 27 de noviembre de 2022 11:00

Un alto cargo iraní afirma que el país está expuesto a una guerra gatillada por Occidente, pero alerta que el escenario se convertirá en cementerio de enemigos.

En el sector político, países como EE.UU., el Reino Unido, Alemania, Francia y Arabia Saudí intentan avivar la tensión mediante sus medios de comunicación, sin embargo, el pueblo iraní es consciente de los complots, ha manifestado el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de división Hosein Salami.

Las enormes raíces de esta Revolución [Islámica] son tan fuertes que, si todos los enemigos aúnan esfuerzos para cortar una de las ramas de este árbol, nunca podrán hacerlo”, ha puesto de relieve, en un discurso ofrecido este domingo en la provincia de Sistán y Baluchistán (sureste), donde se reunieron los lugareños, entre chiíes y suníes.

En este contexto, ha explicado que, en la actualidad, el país se enfrenta a una gran guerra mundial, ya que los oponentes de Irán diseminados en el mundo se han congregado para realizar una batalla contra la Revolución Islámica, la seguridad y la unidad nacional de los iraníes.

Asimismo, ha recalcado que los enemigos occidentales de la nación persa han emprendido con todo su poderío una sedición y guerra contra Irán, pero definitivamente “convertiremos este escenario en un cementerio de los mismos enemigos”, es decir, los estadounidenses, israelíes y sus aliados.

 

Además, ha hablado sobre el porqué de los ataques a las fuerzas de seguridad iraníes en los recientes disturbios. Los agentes de enemigos han agredido al personal de seguridad en el país, como fuerzas de resistencia populares, ente conocido como Basich, o policías por el papel clave que desempeñan en los conflictos de la región de Asia Occidental.

Desde hace casi ocho semanas, Irán ha sido escenario de incidentes de violencia callejera después la muerte de la joven Mahsa Amini, en los que provocaron disturbios, atacaron a las fuerzas de seguridad y causaron destrozos parciales y totales en propiedades públicas y privadas.

Entretanto, medios de comunicación y ciertas voces en el extranjero se han aprovechado de la situación para promover una guerra híbrida para incitar al vandalismo en el país persa.

Irán, por su parte, denuncia la implicación de Estados Unidos, Israel y algunos de sus aliados occidentales en los desmanes ocurridos en las últimas semanas y avisa que los enemigos están utilizando el entorno creado para cometer actos de terror en algunas ciudades.

nrl/ctl/mrg