• El preso palestino Maher al-Ajras, que lleva en huelga de hambre desde hace 90 días como gesto de protesta por su detención administrativa por Israel.
Publicada: domingo, 25 de octubre de 2020 14:12

Irán denuncia la detención arbitraria e injustificada de los palestinos por el régimen de Israel y pide la liberación inmediata de cientos de presos palestinos.

En un mensaje publicado este domingo a través de Twitter, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán ha alertado de la preocupante situación de los palestinos retenidos en las cárceles israelíes, en particular la de Maher al-Ajras, que lleva en huelga de hambre desde hace 90 días como gesto de protesta por su detención arbitraria.

Durante tres meses, Maher al-Ajras lleva detenido sin cargos. A pesar de su huelga de hambre y su protesta internacional, el régimen israelí se ha negado a poner fin a su detención injustificada”, ha lamentado la Cartera iraní.

El preso palestino Al-Ajras, de 49 años, se halla ingresado en estado crítico en el hospital israelí de Kaplan y su vida corre peligro. Esto mientras que los grupos de derechos humanos dicen que la detención administrativa viola el derecho al debido proceso; sin embargo, el régimen de Israel hace oídos sordos a todo ello.

“Los ocupantes deben poner fin a las detenciones arbitrarias y liberarlo tanto a él como a cientos de palestinos detenidos injustamente”, se lee en el mensaje de la Cancillería iraní, que lleva la etiqueta #FreeMaherAl-Akhras (Liberen a Maher al-Ajras).

Al-Ajras fue arrestado el 27 de julio en la localidad de Yenín, en el norte de la ocupada Cisjordania, por el servicio de seguridad interna israelí (Shin Bet), bajo la acusación de ser un miembro del movimiento de la Yihad Islámica Palestina. Su familia niega que esté implicado en actividades políticas y asegura que se limitaba a defender los derechos de los presos palestinos a través de las redes sociales.

Las organizaciones palestinas temen que el preso pierda la vida ante su extrema debilidad después de negarse a ingerir alimentos, a excepción de agua, en protesta por su detención sin cargos ni pruebas en su contra.

La llamada detención administrativa es una política que utiliza Israel para intimidar a los palestinos, detenidos por tiempo indefinido sin juicio y sin cargos. En la actualidad, hay alrededor de 350 palestinos recluidos en cárceles israelíes que se encuentran en dicha situación. 

Los prisioneros palestinos también corren el riesgo a contagiarse del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, en las carceles israelíes. La Sociedad de Prisioneros Palestinos (PPS, por sus siglas en inglés) denunció en marzo que Israel priva a los presos palestinos del acceso a productos de limpieza, pese a la propagación de la enfermedad.

myd/anz/nsr/mjs