• Contenedores de almacenamiento del petróleo de la Compañía de Oleoducto Eilat Ashkelon, en la Palestina ocupada, 27 de enero de 2015. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 6 de septiembre de 2020 22:20
Actualizada: lunes, 7 de septiembre de 2020 1:54

Israel usa los embargos de Estados Unidos contra Irán para retrasar los pagos al país relacionados con una disputa petrolera antigua, dice un experto.

Qolamhosein Hasantash, un experto de alto nivel en energía, ha denunciado este domingo que el régimen israelí retrasa el pago de 1100 millones de dólares más intereses en compensaciones por la confiscación de una empresa conjunta con Irán que se había establecido antes de la Revolución Islámica (1979).

En junio de 2016, el Tribunal Supremo de Suiza emitió un fallo, por lo que Israel debía pagar a Irán esta cantidad de dinero por una disputa que se remonta al año 1968. De acuerdo a esta decisión, la Compañía de Oleodcuto Eilat Ashkelon (EAPC, por sus siglas en inglés) debe pagarlo como indemnización a la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés).

En agosto del mismo año, la Corte rechazó el recurso de la empresa israelí contra el veredicto, según el que EAPC también deberá pagar a Irán 450 000 francos suizos (461 302 dólares) de costos judiciales.

En declaraciones a la agencia iraní de noticias ILNA, Hasantash ha afirmado que los israelíes han estado retrasando los pagos so pretexto de las sanciones unilaterales impuestas por Estados Unidos a la República Islámica.

 

Según el experto, tras la implementación del acuerdo nuclear Irán-G5+1 —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— y el levantamiento de sanciones, la máxima instancia judicial suiza declaró que Israel no enfrenta restricciones para compensar a Teherán por el referido caso.

“Los israelíes han estado tratando de retrasar los pagos a Irán el mayor tiempo posible (…) con la salida de EE.UU. del PIAC que resultó en sanciones bancarias internacionales (contra Irán), los israelíes parecen haber encontrado un pretexto”, ha agregado.

La cooperación entre ambas partes se vio obstaculizada por la Revolución Islámica de Irán, país que desde entonces no reconoce a Israel como Estado y que ha estado exigiendo desde 1994 sus ingresos y activos que permanecieron en los territorios ocupados palestinos.

Tras la suspensión del contrato, Israel vendió cerca de 800 mil toneladas de petróleo que habían quedado en el oleoducto y no pagó su parte a Irán, hecho que obligó a Teherán a demandar al régimen de Tel Aviv ante la Corte de Arbitraje Internacional, con sede en la ciudad suiza de Ginebra, por daños y perjuicios.

ftn/rha/hnb