• El representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.
Publicada: jueves, 23 de enero de 2020 1:09

Alto diplomático iraní atribuye el asesinato del general Soleimani a los intentos de EE.UU. por desestabilizar la región y hacerles un regalo a los terroristas.

“Esta medida tan provocativa era un complot premeditado a fin de aumentar las tensiones en nuestra región (del oeste de Asia). Este asesinato puso de relieve que EE.UU., en realidad, no lucha con los que combaten a los terroristas, sino con los (propios) terroristas”, dijo el miércoles el representante permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi.

EE.UU. lanzó el 3 de enero un ataque aéreo en Bagdad, capital de Irak, en el que fueron asesinados el entonces comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, junto a otros militares iraníes e iraquíes.

Para Tajt Ravanchi, Estados Unidos asesinó a Soleimani en el marco de su “aventurismo militar” y su hostilidad hacia los países musulmanes.

 

El diplomático persa dijo que Washington socavó la paz regional al recurrir al “cobarde” asesinato del destacado militar persa, así que urgió a la expulsión de las tropas norteamericanas para recuperar la estabilidad en el oeste de Asia.

De igual modo, señaló que el asesinato de Soleimani supuso una “grave violación de los principios fundamentales del derecho internacional” y un “gran regalo de parte de EE.UU. a Daesh (acrónimo en árabe del EIIL) y otros grupos terroristas”.

Tajt Ravanchi denunció, por otro lado, el silencio y la pasividad del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) ante el crimen estadounidense, y llamó al ente a que trate de “impedir las medidas ilegales de EE.UU. e Israel”.

Irán ha dicho que demandará al Ejército y al Gobierno de Estados Unidos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya (Países Bajos) por el asesinato de su célebre combatiente antiterrorista. Al respecto, Teherán ha asegurado que nunca renunciará a la prosecución del crimen estadounidense.

El pasado 8 de enero, Irán respondió de forma recíproca al asesinato de Soleimani y lanzó misiles tierra-tierra contra dos bases de EE.UU. en Irak; sin embargo, ha insistido en que tan solo la expulsión de las fuerzas estadounidenses de la región podrá vengar la sangre derramada de su general.

tqi/anz/mkh/mrg

Comentarios