• Integrantes del brazo armado de HAMAS, las Brigadas Ezzedin al-Qassam, toman parte en un desfile con motivo del 29 aniversario de la fundación de su movimiento en la Franja de Gaza, 16 de diciembre de 2016.
Publicada: sábado, 17 de diciembre de 2016 22:51
Actualizada: martes, 20 de diciembre de 2016 16:35

El brazo armado del movimiento palestino HAMAS culpa a la inteligencia israelí del asesinato de un ingeniero tunecino colaborador y amenaza con vengar su muerte.

Por medio de un comunicado emitido este sábado, las Brigadas Ezzedin al-Qassam, el brazo armado del Movimiento de la Resistencia Islámica Palestina (HAMAS), ha condenado el asesinato el pasado jueves de Mohamad al-Zawahri en la ciudad meridional tunecina de Sfax y ha confirmado que el abatido había sido uno de sus comandantes durante diez años.

Las Brigadas acusan directamente al servicio secreto del régimen de Israel (Mossad), denunciando que “los cobardes sionistas” mataron a Al-Zawahri, que era un “pionero del Despertar Islámico y el patrocinador de la revolución y la Resistencia palestina”, según recoge la agencia de noticias palestina MAAN.

La operación de asesinato de Mohamad al-Zawahri en Túnez supuso una agresión a la Resistencia palestina y las Brigadas Ezzedin al-Qassam y el enemigo deberá saber que la sangre del mártir no fue derramada en vano”, advierten las Brigadas Ezzedin al-Qassam, brazo armado de HAMAS.

El ingeniero Al-Zawahri ayudó a los palestinos a desarrollar y fabricar aviones teledirigidos, entre ellos el dron tipo Ababil, y desempeñó un rol destacado en la resistencia ante la ofensiva militar israelí contra la Franja de Gaza entre julio y agosto de 2014.

 

“La operación de asesinato de Mohamad al-Zawahri en Túnez supuso una agresión a la Resistencia palestina y las Brigadas Ezzedin al-Qassam y el enemigo deberá saber que la sangre del mártir no fue derramada en vano”, advierte el comunicado.

Las Brigadas además urgen a los países musulmanes y árabes a interpretar como una “alerta” la muerte del también exaviador, además de estar alerta ante las actividades del Mossad.

Los informes apuntan que Al-Zawahri recibió “seis balas a corta distancia, tres en la cabeza”, mientras que iba en su coche, ha detallado el diario israelí Haaretz, y agrega que el asesino era “altamente profesional y experto y no dejó rastros”.

La Policía tunecina detuvo el viernes a cinco personas bajo la sospecha de participar en el asesinato, mientras medios de este país norteafricano vinculan la autoría a la inteligencia israelí.

mjs/ktg/lvs/rba

Comentarios