• Soldados estadounidenses desplegados en una base militar cerca de la ciudad iraquí de Mosul, 21 de junio de 2017. (Foto: Reuters).
Publicada: jueves, 20 de febrero de 2020 10:32
Actualizada: jueves, 20 de febrero de 2020 10:54

Hezbolá de Irak asegura que las tropas de EE.UU. no pueden circular libremente en este país árabe, ya que están bien vigiladas por las fuerzas de Resistencia.

Muchos no saben que las fuerzas estadounidenses están completamente sitiadas en Irak, tanto que no pueden ir de una base a otra sino mediante helicópteros”, reveló el portavoz del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak (Kataeb Hezbolá), Yafar al-Huseini, en una entrevista con la cadena libanesa Al-Mayadeen, publicada el martes.

Al-Huseini también dijo que, tras el asesinato del prominente general iraní Qasem Soleimani por EE.UU. en Bagdad, la capital iraquí, los grupos de Resistencia han adoptado estrictas medidas para monitorear y controlar los movimientos de las tropas norteamericanas en este país.

Además, informó que los movimientos iraquíes están coordinando “opciones estratégicas disponibles” para acabar con toda presencia de las fuerzas ocupantes de Washington en el territorio iraquí.

En otra parte de sus declaraciones, el vocero de Hezbolá iraquí aseguró que las fuerzas de Resistencia están plenamente preparadas para responder a cualquier confrontación con las tropas estadunidenses. “Lo que tenemos nosotros está más allá de sus imágenes, y Washington está muy consciente de este asunto”, sostuvo.

 

Confirmó asimismo que los estadounidenses han pedido la mediación de diferentes figuras y grupos para prolongar su estancia en este país, pero todos han rechazado esta demanda.

“EE.UU. solo entiende el lenguaje de fuerza (…) Ellos han experimentado una vez en 2011 una salida humillante de Irak. Nada puede controlarlos sino el poder militar y disuasivo”, remarcó.

Irak exige más que nunca la salida de tropas estadounidenses tras el brutal asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros compañeros, en una agresión perpetrada el pasado 3 de enero por Washington en Bagdad.

Las autoridades iraquíes denuncian que el ataque estadounidense constituye una violación flagrante de la soberanía y la integridad nacional, por lo que han convocado varias medidas para la salida inmediata de las tropas ocupantes estadounidenses.

En venganza por el asesinato de Soleimani, el CGRI lanzó el pasado 8 de enero, ataques con misiles tierra-tierra, contra la base de EE.UU. en Irak: Ain Al-Asad, en la provincia de Al-Anbar (oeste). A pesar de que Washington había puesto en estado de máxima alerta sus sistemas antiaéreos, estos aparatos no lograron interceptar ni un solo misil iraní.

myd/ncl/mrz/hnb

Comentarios