• El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, durante una rueda de prensa en la sede del Gobierno en Bagdad, capital iraquí.
Publicada: martes, 6 de junio de 2017 17:52
Actualizada: martes, 6 de junio de 2017 18:16

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, asegura que su país pretende controlar las zonas fronterizas con Siria en coordinación con el Gobierno de Damasco.

“Todavía no nos hemos comunicado con el Gobierno sirio para vigilar las áreas del este de Siria, pero tenemos un objetivo común: eliminar a los terroristas de Daesh”, ha destacado este martes Al-Abadi en una rueda de prensa celebrada en Bagdad (capital iraquí), para después afirmar que no permitirá a sus fuerzas cruzar al territorio sirio.

Con estos comentarios, el premier iraquí ha rechazado los rumores que apuntaban a una posible cooperación de Irak con los rebeldes sirios y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldados por EE.UU., para controlar zonas de la línea limítrofe.

Al ser preguntado sobre la actual tensión diplomática existente entre algunos países árabes con Catar, Al-Abadi ha aclarado que su Gobierno "no forma parte" de la disputa que enfrenta a Arabia Saudí y sus aliados regionales con este emirato árabe por su presunto apoyo a los grupos terroristas.

Todavía no nos hemos comunicado con el Gobierno sirio para vigilar las áreas del este de Siria, pero tenemos un objetivo común: eliminar a los terroristas de Daesh”, ha destacado el primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi.

 

"Nosotros no somos parte de estas diferencias, estamos manteniendo buenas relaciones con todos los países", ha comentado.

Estas declaraciones se producen un día después de que los Gobiernos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto y Baréin anunciaran el lunes la ruptura de relaciones diplomáticas con Catar y ordenaran, además, la salida de sus diplomáticos, así como el cierre de las fronteras terrestres y del espacio aéreo y marítimo a los medios de transporte de este país árabe.

La ruptura de los lazos diplomáticos se produjo tras unas declaraciones del emir de Catar publicadas en la agencia local QNA, en las que destacaba la importancia de mantener lazos con Irán. Inmediatamente después, dicha agencia denunció haber sufrido un ataque cibernético y negó la veracidad de la nota publicada.

myd/anz/tmv/rba

Comentarios