• Unidades militares del Ejército iraquí y de Al-Hashad al-Shabi avanzan hacia Mosul.
Publicada: domingo, 17 de mayo de 2015 21:46
Actualizada: sábado, 30 de diciembre de 2017 6:01

Mientras el grupo terrorista takfirí EIIL alega haber conseguido el control total de la ciudad de Al-Ramadi, capital de la provincia de Al-Anbar, oeste de Irak, las fuerzas populares y del Ejército de ese país árabe se refuerzan para lograr la expulsión completa de elementos terroristas.

Según un comunicado emitido este domingo, el EIIL ha afirmado que los terroristas “controlan toda la urbe, con los batallones de tanques y lanzamisiles que se encontraban ahí, al igual que el centro de mando de operaciones” de esa provincia.

Este anuncio ha tenido lugar después de que Muhanad Haimur, portavoz y consejero del gobernador de la provincia de Al-Anbar informara de que el EIIL tenía el control del centro de operaciones de la citada provincia.

A este respecto, Haimur ha ampliado que como consecuencia de los ataques del EIIL, podrían haber muerto medio millar de personas, entre civiles y fuerzas de seguridad.

En tanto, el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi, ha ordenado a las fuerzas populares iraquíes, conocidas como Al-Hashad Al-Shabi, a prepararse para el inicio de las operaciones para echar fuera a los terroristas de las partes ocupadas de la provincia en mención.

Por su parte, el Consejo Provincial de Al-Anbar, ha celebrado en la jornada de este domingo una reunión de urgencia y ha solicitado oficialmente la intervención de las fuerzas populares en el caso.

En este mismo contexto, las brigadas del Movimiento de Resistencia Islámica (Hezbolá) de Irak, ha declarado situación de alerta y convocado a todas sus fuerzas para presentarse en los cuarteles y organizarse para luchar contra terroristas de EIIL.

A partir de la noche del pasado jueves, los terroristas del EIIL dieron inicio a una ofensiva para apoderarse de Al-Ramadi, utilizando al menos seis coches bomba para llegar al centro de la ciudad, donde se ubica el complejo gubernamental, y lograron izar su bandera en el lugar.

Los terroristas que alegan haberse apoderado de varios puntos de la urbe, han infligido fuertes daños materiales debido a la detonación de coches bomba.

Las regiones norteñas y occidentales de Irak han estado en caos desde que el grupo takfirí Daesh inició su campaña de terror a principios de junio de 2014. Los terroristas tienen el control de la ciudad de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak.

Desde entonces, el Ejército iraquí que cuenta con el apoyo de las tropas voluntarias, ha logrado expulsar a los terroristas de muchas zonas que se han apropiado.

tas/rha/hnb

Comentarios