• Los jugadores de Barcelona festejan su triunfo ante Sevilla en la Supercopa de España. 17 de agosto de 2016.
Publicada: jueves, 18 de agosto de 2016 2:12

El FC Barcelona ganó la Supercopa de España de fútbol después de vencer al FC Sevilla por 3-0 la noche del miércoles en el Camp Nou y haberse adelantado 2-0 en el partido de ida.

Con dos golers del turco Arda Turan y un tercero del argentino Lionel Messi, el ganador de la Liga española se impuso al ganador de la Copa a tres días de arrancar la nueva temporada del campeonato español.

Incluso privado de Iniesta, lesionado en la rodilla izquierda en Sevilla, la maquinaria barcelonesa está afinada a tiempo este año. Al contrario de lo sucedido en 2015, cuando Luis Enrique sacó un equipo B en el partido de ida de la Supercopa en Bilbao, se llevó un correctivo (4-0) y perdió el primer trofeo del año.

Y el más a punto de todos es quizás Arda Turan. Después de una primera temporada difícil en Cataluña, incluyendo un semestre de inactividad por la prohibición de reclutamiento infligida al club, el ex jugador del Atlético de Madrid parece haberse integrado por fin en el sistema Barça.

Su pase decisivo con el pecho a Luis Suárez en el primer gol de la ida, era una buena señal. Lo ha confirmado inaugurando el marcador con un caramelo de pase de Messi, que atravesó la defensa sevillana por la izquierda. El turco tuvo tiempo de ajustar con la izquierda y no dio opción a Sergio Rico (minutos 10).

A la vuelta del vestuario, cuando las esperanzas sevillistas se habían esfumado, Turan confirmó su buena forma marcando de nuevo con un estupenda vaselina (47').

Diez minutos después, Lionel Messi prolongaba el paseo del campeón de Liga con un gol de cabeza (55') a centro de Lucas Digne.

El quíntuple Balón de oro, máximo goleador de la Supercopa de España con 12 dianas, ha marcado por primera vez en partido oficial después de la Copa América Centenario y el sicodrama en torno a su retirada internacional, decisión sobre la que dio marcha atrás el viernes.

El FC Barcelona lo tuvo bastante fácil en el Camp Nou ante una formación sevillista que no tardó en bajar los brazos y dejarle muchos espacios.

El tramo final del partido se convirtió en un amistoso, con los jugadores del técnico argentino Jorge Sampaoli convencidos de su inevitable derrota, y los dos equipos reservaron fuerzas para el inicio de la Liga, el próximo sábado.

myd/ncl/rba

Comentarios