• Refugiados tratan subir a un tren dirigido a Copenhague, la capital de Dinamarca. 12 de noviembre de 2015
Publicada: miércoles, 13 de enero de 2016 13:44

En su más reciente iniciativa para frenar el flujo de refugiados, Dinamarca está considerando confiscar las propiedades de los refugiados para cubrir sus gastos de alimentación y alojamiento.

Los diputados daneses estudiarán a partir de este miércoles un controvertido proyecto de ley, consensurado el martes por el Gobierno, que de ser aprobado, autorizaría incautar dinero y objetos de valor de los solicitantes de asilo mientras se tramita su expediente.

En una primera versión, se establecía que los migrantes podrían conservar el equivalente a 3000 coronas danesas (unos 430 dólares). Pero, ante las protestas que levantó este plan, el Ministerio de Inmigración e Integración presentó una nueva versión la semana pasada, aumentando este monto a 10.000 coronas.

Desde hace unos meses, Europa afronta una afluencia sin precedentes de solicitantes de asilo procedentes, sobre todo, de países azotados por el terrorismo como Siria, Irak y Afganistán. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), cerca de un millón de migrantes llegaron a Europa en 2015.

bhr/mla/hnb