• El exconsejero del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., Gary G. Sick.
Publicada: domingo, 20 de diciembre de 2015 8:14
Actualizada: domingo, 20 de diciembre de 2015 10:53

El exconsejero del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., Gary G. Sick, asegura que el actual Gobierno de Washington y los próximos acatarán el JCPOA, ya que su eliminación causaría el aislamiento de EE.UU.

“Creo firmemente en que el próximo presidente de EE.UU., independientemente de quien sea, tendrá en cuenta las circunstancias, pues no cumplir con el acuerdo provocaría grandes daños para EE.UU., y sin lugar a dudas eso no será nada bueno”, explica Sick.

Creo firmemente en que el próximo presidente de EE.UU., independientemente de quien sea, tendrá en cuenta las circunstancias, pues no cumplir con el acuerdo provocaría grandes daños para EE.UU., y sin lugar a dudas eso no será nada bueno”, explica el exconsejero del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., Gary G. Sick

En una entrevista concedida a la agencia iraní de noticias Mehr News, publicada el sábado, el académico estadounidense enfatiza que actualmente el Gobierno de Washington, así como las otras partes, están aplicando los pasos del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), y “hasta el momento se ha actuado muy bien”.

A este respecto, recuerda que el próximo presidente de EE.UU. estará obligado a abordar el caso “desde el punto de vista de un presidente”.

“Para EE.UU. retirarse de un acuerdo no significaría abandonar un acuerdo con Irán, sino se traduciría en el abandono de los compromisos nacionales de EE.UU. En caso de anular el acuerdo, se cuestionaría también el crédito de EE.UU. en otros acuerdos”, precisa.

Para EE.UU. retirarse de un acuerdo no significaría abandonar un acuerdo con Irán, sino se traduciría en el abandono de los compromisos nacionales de EE.UU. En caso de anular el acuerdo, se cuestionaría también el crédito de EE.UU. en otros acuerdos”, precisa Sick

Además, continúa, significaría dar la espalda a todos nuestros aliados principales y todos los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), así que cualquier persona que sea elegida como presidente de EE.UU., entenderá que no cumplir con el JCPOA permitirá la desobediencia de otros países al país norteamericano.

“En tal circunstancia, EE.UU. se convertirá en un país ajeno y tendrá que soportar severas consecuencias para sus intereses nacionales”, destaca Sick para después resaltar que el próximo presidente de EE.UU., sea quien sea, continuará la aplicación del JCPOA, la cuestión será que a lo mejor no tendrá el mismo entusiasmo que el Gobierno del presidente Barack Obama.

Irán y el G5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), concluyeron exitosamente el pasado 14 de julio en Viena (Austria) meses de conversaciones sobre el programa nuclear de Irán, al llegar a un consenso sobre el JCPOA.

Representantes de Irán, el Grupo 5+1 y la Unión Europea dan por finalizados en Viena los diálogos sobre el programa de energía nuclear iraní y el levantamiento de las restricciones impuestas a Irán, 14 de julio de 2015.

 

El CSNU, tras recibir el pasado 15 de julio el proyecto de resolución para ratificar los resultados de los diálogos entre Irán y el Sexteto, lo aprobó el 20 de julio por unanimidad.

No obstante, hasta el momento la parte estadounidense ha dado señales contrarias en el caso del levantamiento de las sanciones antiraníes y su medida más reciente consiste en introducir restricciones al Programa de Exención de Visado, que viola claramente el contenido del JCPOA.

El pasado mes de septiembre, el canciller iraní Mohamad Yavad Zarif, reiteró la lealtad de Irán a sus compromisos en el JCPOA, y afirmó que es de verificar si EE.UU. cumplirá con su parte en cuanto a sanciones antiraníes.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, dejó claro el día 18 de julio que el país persa no cambiaría “de ninguna manera” su postura política ante EE.UU. tras la conclusión de los diálogos nucleares con el Grupo 5+1, y tampoco negociaría temas regionales y bilaterales con el país norteamericano.

En una postura similar, el 17 de agosto, el Líder iraní afirmó que “ellos (estadounidenses) creían que a través del consenso nuclear, el cual aún depende de la aprobación del Congreso estadounidense y del Parlamento (iraní), pueden abrirse una vía para influir en Irán, no obstante, nosotros no lo hemos permitido y no lo vamos a permitir”.

tas/ctl/msf

Comentarios