• El destructor estadounidense USS Ramage, equipado con misiles guiados.
Publicada: lunes, 16 de septiembre de 2019 4:45

EE.UU. despliega su destructor USS Ramage en las aguas de El Líbano en medio de las tensiones entre el régimen israelí y el movimiento libanés Hezbolá.

USS Ramage, equipado con misiles guiados, se ha convertido en el primer buque de guerra de EE.UU. que atraca en Beirut, capital de El Líbano, desde 1984.

La Embajada de EE.UU. en Beirut, en un mensaje en Twitter, señaló el domingo que la llegada del buque militar a las costas libanesas “simboliza la asociación duradera” entre los dos Estados y que su objeto es garantizar la seguridad y la estabilidad en el Mediterráneo oriental.

A su vez, la embajadora estadounidense en El Líbano, Elizabeth Richards, afirmó que el despliegue del destructor transmite un claro mensaje político en un momento en que el país árabe atraviesa una profunda crisis económica que amenaza la estabilidad y seguridad nacional. “Estamos comprometidos a ayudar al pueblo libanés durante este período difícil”, explicó Richards.

Estamos comprometidos a ayudar al pueblo libanés durante este período difícil”, explica la embajadora estadounidense en El Líbano, Elizabeth Richards, sobre la presencia de un destructor estadounidense en las aguas libanesas.

 

No obstante, los medios aseguran que el emplazamiento de la nave estadounidense en aguas libanesas es, en realidad, un movimiento estratégico de la Marina estadounidense en apoyo del régimen de Israel frente al poder militar del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

De hecho, el despliegue de la nave estadounidense se produce tras una fuerte escalada de tensiones entre Israel y Hezbolá, que comenzó el pasado 25 de agosto, cuando dos aviones no tripulados israelíes se avistaron en la localidad de Dahyeh, ubicada en los alrededores del sur de Beirut: uno de ellos estalló frente al centro de prensa Hezbolá sin causar víctimas mortales y el otro fue capturado por las fuerzas de la Resistencia libanesa.

LEER MÁS: Hezbolá: Drones agresores de Israel llevaban potentes explosivos

Anteriormente, el presidente libanés, Michel Aoun, consideró los ataques israelíes como “una declaración de guerra” y reivindicó el derecho de su pueblo a defender su soberanía e independencia. 

Por su parte, el movimiento libanés respondió a la agresión israelí disparando misiles antitanque contra un vehículo blindado israelí en el norte de los territorios ocupados de Palestina: los militares que viajaban bordo del vehículo resultaron muertos o heridos.

Al parecer, poco importa que el ejército israelí haya puesto en alerta máxima a sus tropas y desplegado decenas de tanques y unidades de artillería cerca de la frontera de El Líbano para repeler una posible respuesta de Hezbolá.

mkh/nii

Comentarios