• El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry.
Publicada: miércoles, 16 de septiembre de 2015 20:39

Estados Unidos está estudiando una propuesta rusa para entablar diálogos “militares” sobre la crisis siria, ha afirmado este miércoles su secretario de Estado, John Kerry.

Los rusos han propuesto que mantengamos conversaciones militares para discutir lo que precisamente se hará para reducir el conflicto y los riesgos potenciales que se pudieran correr, y para tener una comprensión completa y clara en cuanto al camino a seguir y cuáles son las intenciones”, ha indicado John Kerry.

“Los rusos han propuesto que mantengamos conversaciones militares para discutir lo que precisamente se hará para reducir el conflicto y los riesgos potenciales que se pudieran correr, y para tener una comprensión completa y clara en cuanto al camino a seguir y cuáles son las intenciones”, ha indicado John Kerry, el jefe de la Diplomacia de EEUU.

El jefe de la Diplomacia estadounidense ha detallado que la propuesta se la trasladó su colega ruso, Serguei Lavrov, en una conversación telefónica que mantuvieron el martes.

El jefe de la Diplomacia de EE.UU., John Kerry (izda), junto a su homólogo ruso, Serguei Lavrov.

 

Según Kerry, aún es posible alcanzar una solución política a la crisis siria con la asistencia de Moscú.

“El presidente (Barack) Obama ha dejado bien claro que no existe solución militar al conflicto en Siria, sino solo política, y yo creo que aún existe la oportunidad para alcanzar este logro con el apoyo ruso”, ha remarcado.

Washington ha manifestado en varias ocasiones su profunda preocupación sobre la presencia y el apoyo militar ruso al presidente sirio, Bashar al-Asad.

A este respecto, Kerry reiteró a Lavrov la disconformidad de la Casa Blanca a la ayuda rusa al Gobierno de Damasco en su lucha contra los grupos terroristas, al tiempo que alegó que ese “apoyo continuado” podría ocasionar una nueva “escalada del conflicto” en Siria.

Recientemente y tras el auge de la crisis migratoria, la cooperación entre Moscú y Damasco se ha incrementado considerablemente con la construcción de una base militar rusa en Siria, y el despliegue de sistemas antiaéreos y tanques.

El martes, el presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró que su Administración seguirá prestando ayuda militar a Al-Asad en su lucha contra la “agresión terrorista”.

Además rechazó que su política en torno a Siria haya originado la crisis de los demandantes de asilo, al subrayar que de no haber respaldado al Gobierno del país árabe, la cifra de los desplazados sirios sería aún mayor.

mjs/anz/kaa

Comentarios