• Lanzamiento de un misil Harpoon Block II frente a la costa de California, EE.UU. (Foto: Marina de EE.UU.)
Publicada: martes, 27 de octubre de 2020 7:29
Actualizada: martes, 27 de octubre de 2020 8:30

El Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, hace oídos sordos a las advertencias de China y aprueba vender 2400 millones de dólares de armas a Taiwán.

El Departamento de Estado de EE.UU. informó el lunes al Congreso que está de acuerdo con vender a Taiwán hasta 100 sistemas de defensa costera Harpoon, fabricados por Boeing, y 400 misiles Harpoon Block II —que cuenta con un sistema más avanzado de contramedidas electrónicas y una puntería mejorada—.

A través de una nota, la Agencia de Cooperación en Defensa y Seguridad (DSCA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. afirmó que esta venta ayudará a la isla para que mejore su seguridad y además, contribuirá “a la estabilidad política, el equilibrio militar, económico y el progreso de la región”.

Taiwán “podrá emplear un sistema altamente confiable y efectivo para contrarrestar o disuadir agresiones marítimas, bloqueos costeros y asaltos anfibios”, se lee en el comunicado.

Según el texto, la isla no tendrá ninguna dificultad para utilizar estos sistemas en sus fuerzas armadas; esa venta no alterará el equilibrio militar básico en la región, alegó.

 

Eso se produce después de que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) anunciara el miércoles que la Administración de Trump aprobó la venta de armas a Taiwán por valor de 1800 millones de dólares, en plena tensión con China.

La nueva decisión de Washington sale a la luz a pesar de que el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, anunció el lunes que Pekín sancionará a la unidad de defensa de las empresas estadounidenses Boeing, Lockheed Martin y Raytheon Technologies por esa venta.

El gigante asiático considera a Taiwán parte de su territorio. La isla no es reconocida como un Estado independiente por las Naciones Unidas ni por la mayoría de los países del mundo, incluido EE.UU. No obstante, Washington ha cuestionado el principio de una sola China al aumentar los contactos diplomáticos con Taipéi e intensificar sus cooperaciones militares con la isla.

ftn/ktg/fmk/mkh