• El congresista estadounidense por el estado de California, Brad Sherman.
Publicada: viernes, 28 de febrero de 2020 19:27
Actualizada: sábado, 29 de febrero de 2020 0:21

Un congresista exige la disculpa del presidente de EE.UU. por minimizar la gravedad de las lesiones sufridas por tropas de su país en el ataque de Irán.

Este viernes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, ha sido convocado a una audiencia en el Capitolio para explicar sobre las políticas del Gobierno de Donald Trump ante Irán y el asesinato del general Qasem Soleimani.

Varios demócratas criticaron las cambiantes explicaciones de la Administración de Trump para justificar el ataque que mató al comandante iraní Soleimani, a principios de este año y compararon esta situación con el manejo del brote de coronavirus por parte del Gobierno estadounidense.

El legislador demócrata, David Cicilline, dio inicio a la audiencia al vincular las explicaciones contradictorias de la Administración para el asesinato de Soleimani y el ataque de represalia de Irán a sus mensajes públicos relacionados con el coronavirus, asegurando que el público estadounidense “ha perdido la confianza en su gobierno”.

El “patrón de desinformación del presidente Donald Trump socava todo nuestro sistema”, ha denunciado, por su parte, el representante demócrata de Florida, Ted Deutch.

 

Pero el intercambio más acalorado ocurrió cuando el congresista por el estado de California, Brad Sherman, presionó a Pompeo para que se disculpara en nombre de Trump por sus comentarios que minimizaban la gravedad de las lesiones cerebrales traumáticas sufridas por los miembros del servicio estadounidense en la base aérea de Ain Al-Asad en Irak cuando fue atacado por Irán en respuesta al asesinato de Soleimani.

“Señor secretario, ¿quiere aprovechar la oportunidad? Es una pregunta de sí o no. ¿Quiere aprovechar la oportunidad hoy aquí para disculparse con los miembros del servicio por trivializar sus heridas?”, ha preguntado el demócrata de California.

Pompeo ha indicado que nunca había trivializado ninguna lesión, pero Sherman ha insistido en su pregunta de que si le gustaría disculparse en nombre de la administración en la que sirve.

El 3 de enero, el entonces comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, cayó mártir en un ataque aéreo ordenado directamente por Trump cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad, capital de Irak, en que también resultó mártir el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros militares iraníes e iraquíes.

El 8 de enero, en represalia por este crimen, Irán atacó con decenas de misiles las bases estadounidenses, incluida la base aérea Ain Al-Asad localizada en la provincia oriental de Al-Anbar.

Despúes de la contundente respuesta de Irán, tanto Trump como las autoridades estadounidenses negaron de manera activa y pasiva que hubiera víctimas o heridos entre los efectivos desplegados en sus bases en Irak.

 

Sin embargo, pasados unos días y a raíz de la presión mediática, al Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) no le quedó más remedio que reconocer que había estado trasladando a sus uniformados a Alemania y Kuwait para recibir tratamiento médico, eso sí, siempre afirmando que su número no era nada considerable.

Tras el primer informe del Pentágono sobre los casos diagnosticados con lesiones cerebrales traumáticas por el ataque, el presidente de EE.UU. restó importancia a las lesiones diciendo que “escuchó que tenían dolores de cabeza y un par de otras cosas”, y las calificó de “no muy graves”.

Estas declaraciones ha indignado a los estadounidenses de manera que la organización de Veteranos de Guerras Extranjeras (VFW, por sus siglas en inglés) ha pedido al inquilino de la Casa Blanca que se disculpe por minimizar los efectos del ataque.

El Pentágono afirmó el 16 de enero que 11 soldados fueron diagnosticados con una lesión cerebral traumática. La cifra se elevó luego a 34 y después a 50, hasta que los oficiales norteamericanos subieron este registro a 64, 109 y ahora la cifra se sitúa en 110 mientras que aseguran que puede continuar aumentando el número de militares heridos a raíz del ataque iraní.

tmv/lvs/nlr/hnb

Comentarios