• El premier israelí, Benjamín Netanyahu (izq), y el presidente de EE.UU., Donald Trump, en la Casa Blanca, Washington, 25 de marzo de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 12 de septiembre de 2019 13:54

Un reportaje concluye que Israel está detrás de una operación de espionaje a la Casa Blanca pese a que Trump elogia sus relaciones estrechas con este régimen.

El Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, llegó a la conclusión en los últimos dos años de que Israel probablemente esté detrás de la colocación de dispositivos de espionaje en teléfonos celulares que se encontraron cerca de la Casa Blanca y otros lugares sensibles alrededor de Washington, ha reportado este jueves el diario local Politico citando a tres ex altos funcionarios estadounidenses con conocimiento de la materia.

Los dispositivos de vigilancia en miniatura en cuestión, conocidos coloquialmente como ‘StingRays’, imitan a las antenas de telefonía móvil habituales para engañar a los teléfonos móviles y darles su ubicación e información de identidad.

Según Politico, también pueden capturar el contenido de las llamadas y el uso de los datos.

De acuerdo con la investigación forense, el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés), y otros organismos que trabajan en el caso confiaban en que agentes israelíes habían colocado los artefactos, según los exfuncionarios, varios de los cuales ocupaban altos cargos de inteligencia y seguridad nacional.

Las fuentes no rechazan la posibilidad de que los dispositivos tuvieran la intención de espiar al presidente Trump, ha aseverado uno de los exfuncionarios.

 

Pero a diferencia de la mayoría de las otras ocasiones en que se descubrieron incidentes flagrantes de espionaje extranjero en suelo estadounidense, uno de los funcionarios indicó que la Administración Trump no tomó ninguna medida para castigar o incluso regañar en privado a Israel tras las conclusiones de las agencias de seguridad estadounidenses.

La fuente mencionada criticó la forma en que el Gobierno estadounidense manejó el asunto, señalando la notable diferencia de las administraciones anteriores, que probablemente habrían emitido, como mínimo, una protesta diplomática formal, al gobierno extranjero que condena sus acciones.

El régimen israelí espía a la Casa Blanca y Trump pese a que el mandatario republicano, desde su llegada al poder en 2017, ha hecho lo imposible para mostrar su lealtad a Israel: reconoció la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como capital israelí y la soberanía israelí sobre el lado ocupado de los altos sirios del Golán, reactivó sanciones contra Irán e incluyó al Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en su lista de grupos terroristas, tal y como deseaba el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

LEER MÁS: “Declarar terrorista al CGRI es un regalo de Trump a Netanyahu”

LEER MÁS: Alto oficial alaba el beneficio ‘sin precedente’ de Trump a Israel

tmv/lvs/rba

Comentarios