• La congresista y precandidata demócrata a las presidenciales del 2020, Tulsi Gabbard, en un debate en Miami, 26 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 30 de junio de 2019 11:35
Actualizada: domingo, 30 de junio de 2019 15:35

Los neoconservadores del Gobierno de EE.UU., junto a Arabia Saudí e Israel, buscan poner contra la pared a Trump para que inicie una guerra contra Irán.

“Los neoconservadores del Gobierno de Trump, Arabia Saudí y Netanyahu han propiciado a que se cree una coyuntura muy difícil para que Trump pueda evitar el estallido de una guerra con Irán”, afirmó Tulsi Gabbard, congresista por Hawái en la Cámara de Representantes de EE.UU. y precandidata demócrata a las presidenciales del 2020.

En una entrevista con la cadena estadounidense Fox News, Gabbard señaló a John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de EE.UU.; Muhamad Bin Salman, príncipe heredero saudí y Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, como los que van colocando las dinamitas y entregando el detonador a Trump para que lo pulse y active la carga explosiva, pero, añadió la congresista, depende de él si pulsa o no el detonador.

LEER MÁS: Los integrantes del ‘Equipo B’ que quieren una guerra con Irán

LEER MÁS: Trump: Bolton y Pompeo buscan una guerra con Irán

La congresista por Hawái dejó muy claro que el Gobierno estadounidense debería anteponer los intereses de su pueblo, sobre los de arriba mencionados, descartar una guerra con Irán y volver, lo antes posible, al acuerdo nuclear firmado en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Los neoconservadores del Gobierno de Trump, Arabia Saudí y (premier israelí Benjamin) Netanyahu han propiciado a que se cree una coyuntura que será muy difícil para que (el presidente Donald) Trump pueda evitar el estallido de una guerra con Irán”, dice Tulsi Gabbard, congresista por Hawái en la Cámara de Representantes de EE.UU. y precandidata demócrata a las presidenciales del 2020.

 

Trump anunció el 8 de mayo de 2018 la retirada de su país del acuerdo nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— y reactivó todas las sanciones en contra de Irán, medida unilateral que fue rechazada por la comunidad internacional, salvo algunos aliados de EE.UU., como el régimen israelí y Arabia Saudí.

El mandatario usó el pretexto de que Irán no estaba cumpliendo plenamente sus responsabilidades en el marco del pacto, empero, los múltiples informes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) confirman que Teherán ha cumplido cabalmente sus obligaciones en el PIAC.

Desde entonces, la Casa Blanca ha aplicado una política de “máxima presión” sobre Irán, amenazando con castigar a otros Estados, si siguen su comercio con los iraníes.

LEER MÁS: Pompeo: EEUU aumenta la presión diplomática y económica a Irán

En un intento por forzar nuevas negociaciones sobre el programa de energía nuclear persa, Washington ha agitado la amenaza de un conflicto armado con Irán, lo que ha generado el rechazo de la comunidad internacional.

Gabbard dijo también que cuando ella estuvo en la División Médica del Ejército de EE.UU. en Irak en el año 2005 vio cómo aquella guerra mató a muchos civiles y militares iraquíes y estadounidenses.

“Todos los días, me enfrentaba a un terrible coste humano resultado de la guerra. La guerra con Irán haría que la guerra con Irak fuese un pícnic y un viaje recreativo”, subrayó la precandidata demócrata.

 krd/ctl/nlr/msf

Comentarios