• Mike Pence, vicepresidente de EE.UU., habla en Instituto Hudson en Washington (capital de EE.UU.), 4 de octubre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 4 de octubre de 2018 18:42
Actualizada: sábado, 6 de octubre de 2018 11:04

China busca interferir en las elecciones de noviembre de EE.UU. para que sea otro su presidente, declara el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

En el discurso que ha ofrecido hoy jueves en el think tank del Instituto Hudson en Washington (capital de EE.UU.) ha acusado, sin ofrecer pruebas, al gigante asiático de usar su poder de “formas más proactivas y coercitivas” para poder entrometerse en las elecciones legislativas del país norteamericano.

“Pekín está empleando un enfoque de todo el Gobierno, utilizando herramientas políticas, económicas y militares, así como propaganda, para promover su influencia y beneficiar sus intereses en Estados Unidos”, ha aseverado Pence.

Él ha aducido que China se ha enfocado en las industrias y los estados que más votaron al magnate neoyorquino en las elecciones presidenciales de 2016 y recurre a diferentes estrategias, entre ellos aumentar los aranceles de importaciones estadounidenses, para generar “división” en la política estadounidense, por lo que ha recalcado que “China quiere a un presidente estadounidense diferente”.

Pekín está empleando un enfoque de todo el Gobierno, utilizando herramientas políticas, económicas y militares, así como propaganda, para promover su influencia y beneficiar sus intereses en Estados Unidos”, ha aseverado Mike Pence, vicepresidente de EE.UU.

 

En otro momento de sus declaraciones, ha mencionado un encuentro que el buque de guerra chino Luyang tuvo el domingo con el destructor USS Decatur en el mar del Sur de China para luego defender las llamadas operaciones de “libertad de navegación”.

“A pesar de ese hostigamiento tan imprudente, la Marina de EE.UU. volará, navegará y operará dondequiera que el derecho internacional lo permita y nuestros intereses nacionales demanden. No estaremos intimidados. No cederemos”, ha recalcado Pence, citado por la agencia de noticias británica Reuters.

La nave norteamericana navegó el domingo en la zona dentro del marco de las operaciones de “libertad de navegación”, pero China asevera que este tema nunca supone un permiso para quebrantar la soberanía de otras naciones.

La Armada china se le acercó peligrosamente al destructor USS Decatur en el arrecife de Gaven, en las islas Spratly (Nansha, en chino), cuya soberanía reclama Pekín en el mar de la China Meridional, para obligarle que abandone el área. El Ministerio de Defensa chino enfatizó el martes que la acción emprendida fue conforme a la ley internacional. El país asiático ha advertido en reiteradas ocasiones de las “consecuencias” de las provocaciones estadounidenses

Las tensiones entre China y EE.UU. se ven agravadas tras una guerra arancelaria lanzada por el presidente estadounidense, Donald Trump, y las medidas recíprocas chinas.

msm/ktg/alg/hnb

Comentarios