• Misil Balístico Intercontinental de los Estados Unidos, capaz de portar una ojiva nuclear.
Publicada: miércoles, 17 de enero de 2018 7:52
Actualizada: miércoles, 17 de enero de 2018 8:27

La nueva política estratégica nuclear redactada por el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) contempla el uso de armas nucleares para responder a una amplia gama de ataques devastadores como puede ser un ataque cibernético en la infraestructura estadounidense.

Durante décadas, los presidentes estadounidenses han amenazado con el uso de armas nucleares contra sus enemigos en circunstancias muy limitadas, como en respuesta al uso de armas biológicas contra los Estados Unidos, según informó el martes el diario local The New York Times.

Pero el nuevo documento del Pentágono, enviado al presidente Donald Trump para su aprobación, es el primero en expandirse para incluir intentos de destruir una infraestructura de gran alcance, como la red eléctrica o las comunicaciones de un país adversario, que sería más vulnerable a las armas cibernéticas, sostuvo el rotativo.

El borrador del texto, llamado Nuclear Posture Review, un escrito que está siendo revisado por la Casa Blanca y se prevé su lanzamiento para las próximas semanas, conjetura con grandes ataques cibernéticos contra las infraestructuras de los Estados Unidos, subrayaron varios funcionarios del Gobierno estadounidense, bajo condición de anonimato porque no están autorizados a discutir la política propuesta, al periódico.

Con una suposición de esta índole, el informe añade que el Pentágono ve justificada una respuesta nuclear a una agresión extranjera, aunque los empleados destacaron que habría otras opciones más convencionales para dicha represalia.

 

El borrador no dice explícitamente que un ciberataque paralizante contra EE.UU. estaría entre las circunstancias extremas que permitan el uso de un ataque nuclear contra aquel país causante de ello.

Pero los expertos norteamericanos consideran a un ciberataque como una de las formas más eficientes de paralizar sistemas como la red eléctrica, las redes de telefonía móvil y la columna vertebral de Internet sin usar armas nucleares y, por ende, Washington debe responder en la misma magnitud lanzando un ataque nuclear sobre aquel adversario que osara iniciar tal desagravio contra los Estados Unidos.

Esta nueva estrategia nuclear estadounidense, de ser aprobada por el Despacho Oval, apunta, de alguna manera, a Rusia, China y Corea del Norte, puesto que estas tres potencias nucleares y adversarios de Washington, en antaño, fueron acusados por este de lanzar ataques cibernéticos contra los Estados Unidos.

krd/ktg/msf

Comentarios