• El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, (drcha.) y el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) de EE.UU., Mike Pompeo.
Publicada: jueves, 30 de noviembre de 2017 15:09
Actualizada: jueves, 30 de noviembre de 2017 17:18

La Casa Blanca tiene planeado sustituir al secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, por el director de la CIA, Mike Pompeo.

De ello ha informado este jueves el diario local The New York Times, citando a funcionarios de la Administración de EE.UU., según quienes, el senador republicano Tom Cotton reemplazaría al director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) de EE.UU., Mike Pompeo.

De acuerdo con la fuente, de momento no está claro, si el presidente Donald Trump ha dado su aprobación final al plan o no, si bien se dice que “está listo para hacer un cambio en el Departamento de Estado”.

A Cotton se le conoce como un “aliado clave” de Trump en asuntos de seguridad nacional de EE.UU. El senador republicano anteriormente había anunciado que aceptaría el cargo de secretario de Estado en caso de que le ofrezcan, según los funcionarios que han pedido el anonimato. 

La Casa Blanca, de este modo, ha puesto fin a los rumores que preveían que la embajadora de EE.UU., ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, reemplazaría a Tillerson.


Desde el comienzo de su trabajo como secretario de Estado ha habido varios reportes sobre los choques entre Tillerson y Trump por sus diferentes posturas.

Tales tensiones llegaron a su punto máximo luego de que el pasado 20 de julio, el jefe de la Diplomacia estadounidense le tildara de “imbécil” al inquilino de la Casa Blanca durante una reunión con oficiales y altos mandos militares en el Departamento de Defensa (el Pentágono).  

Trump y Tillerson, según The New York Times, además no coinciden en muchos asuntos, entre ellos, el acuerdo nuclear con Irán conocido como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas inglés) y la confrontación con Corea del Norte.

Por todo ello, el presidente estadounidense ha disminuido la influencia y el poder del Departamento de Estado en el proceso de toma de decisiones en Estados Unidos y ha dado más prioridad a los militares y el Pentágono, según medios estadounidenses.

tqi/ktg/tmv/mkh

Comentarios