• El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson (centro), observa al presidente estadounidense, Donald Trump, en Washington, 11 de septiembre de 2016.
Publicada: martes, 12 de septiembre de 2017 15:51

Informes indican que el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, quiere que Israel devuelva millones de dólares en ayuda militar.

El Departamento de Estado, bajo el mando de Rex Tillerson, está presionando a la Casa Blanca para exigir que el régimen de Israel devuelva a Estados Unidos unos 75 millones de dólares en ayuda militar, una exigencia que ha alimentado las continuas tensiones entre el Departamento de Estado y la Casa Blanca, que se deben a importantes cuestiones diplomáticas, según indicaron el lunes fuentes conocedoras de la situación al portal The Washington Free Beacon.

Esta ayuda fue otorgada como consecuencia de los intentos del gobierno del expresidente Barack Obama (2009-2016) de limitar financieramente la alianza militar entre EE.UU. e Israel, evitando que los lobbies israelíes puedan presionar al Congreso para recibir mayores fondos para varios proyectos militares claves. A pesar de los intentos, el Congreso asignó a Israel esta ayuda adicional, elevando el paquete total de ayuda a unos 38.000 millones de dólares.

Fuentes consultadas por el portal indican que Tillerson, basándose en las opiniones de los abogados del Departamento de Estado, tiene la esperanza de presionar para que Israel devuelva el dinero de la ayuda durante una futura reunión en la Casa Blanca.

Siempre hay debates dentro del Departamento de Estado (...) pero no importa cuál sea el tema, puede contar con que Tillerson, su jefe de gabinete, y los altos funcionarios de la época de Obama decidirán hacer lo opuesto a lo que quiera el presidente”, opina un funcionario veterano citado por el portal estadounidense, The Washington Free Beacon.

 

Esta noticia ha irritado a líderes proisraelíes del Congreso y provocado que senadores como el republicano Tom Cotton expresen su rechazo a las intenciones de Tillerson y su Departamento.

Cotton “advirtió enérgicamente al Departamento de Estado” la semana pasada –cuando empezaron a surgir los rumores– “que tal acción sería imprudente e invitaría a conflictos no deseados con Israel”, según revela un alto asesor del Congreso conocedor de la situación.

Estas fuentes describen la situación como una “guerra abierta” lanzada por el Departamento de Estado contra la Casa Blanca. Un funcionario veterano que trabaja con una organización proisraelí alega que el tema más que tratarse de la ayuda a Israel, tiene que ver con el deseo del Departamento de Estado de llevar la contraria al presidente de EE.UU., Donald Trump.

“Siempre hay debates dentro del Departamento de Estado (...) pero no importa cuál sea el tema, puede contar con que Tillerson, su jefe de gabinete, y los altos funcionarios de la época de Obama decidirán hacer lo opuesto a lo que quiera el presidente”, opina el funcionario citado por el portal estadounidense.

snr/ktg/ask/rba

Commentarios