• Fuerzas estadounidenses durante una operación en la ciudad iraquí de Haditha (centro-oeste).
Publicada: miércoles, 24 de mayo de 2017 9:40

La Administración de Trump busca aumentar los gastos para las operaciones militares en Siria e Irak y reducir la financiación de la campaña en Afganistán.

Un nuevo proyecto del presupuesto del Pentágono para el 2018 estima el costo de la operación llevada a cabo por EE.UU. y sus aliados en Irak y Siria desde 2014 en un total de 13.000 millones de dólares, lo que supone un aumento de 1100 millones en comparación con el año en curso.

"Hemos solicitado 1300 millones de dólares y 500 millones de dólares para formación y equipamiento en Irak y Siria, respectivamente", dijo el martes el auditor del Departamento estadounidense de Defensa (Pentágono), John Roth, en una conferencia.

En el documento no prevé la asignación de dinero al fondo especial destinado a combatir al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) que este año recibió 2000 millones de dólares.

En la operación que realiza el país norteamericano en los territorios de Afganistán desde 2015, se planea gastar 45.900 millones de dólares, una cantidad menor que la destinada a la operación este año fiscal.

Hemos solicitado 1300 millones de dólares y 500 millones de dólares para formación y equipamiento en Irak y Siria, respectivamente", dijo el auditor del Departamento estadounidense de Defensa (Pentágono), John Roth.

 

Además, el nuevo presupuesto busca destinar alrededor de 1800 millones de dólares a la ayuda a “las fuerzas locales en Siria e Irak” en el año fiscal 2018, que comienza el 1 de octubre.

Cabe mencionar que el presupuesto tiene que ser aprobado por las dos cámaras del Congreso, y después firmado por el mandatario estadounidense. En el año fiscal 2018, las autoridades tienen la intención de aumentar los fondos asignados para los programas del Pentágono en un 9 % con respecto al año en curso.

Este nuevo presupuesto de Washington se espera para aprobar mientras que durante las crisis en curso en los países en Oriente Medio, principalmente en Siria e Irak, las autoridades estadounidenses han admitido en reiteradas ocasiones que financian y suministran a los terroristas que operan en la región.

snz/ktg/nal

Comentarios