• El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner
Publicada: domingo, 3 de mayo de 2015 22:57

El deterioro en las relaciones entre la comunidad afroamericana y la Policía ha generado una crisis nacional en Estados Unidos, afirmó el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, en relación a los recientes disturbios en Baltimore (noreste).

"Lo creo. Si miras lo que ha ocurrido en el curso del último año, te tiene que hacer pensar", declaró el domingo Boehner, en una entrevista concedida a la cadena NBC.

Así hizo referencia a la brutalidad policial que se cobró la vida de varios jóvenes afroamericanos, entre ellos Michael Brown, en Ferguson (Misuri), Eric Garner en Staten Island (Nueva York), o el más reciente de Freddie Gray en Baltimore, mientras estaba en custodia policial.

Freddie Gray permaneció una semana en coma tras su arresto

 

"Los funcionarios públicos no deberían violar la ley", dijo Boehner y al mismo tiempo señaló que si "los cargos (de homicidio decretados por la fiscal de Baltimore contra 6 policías por la muerte de Gray) son ciertos, es indignante e inaceptable".

Según la agencia estadounidense de noticias The Associated Pres (AP), cinco de los seis agentes de la Policía de Baltimore acusados del homicidio de Gray han sido puestos en libertad bajo fianza.

Entre tanto, Kevin Moore, quien filmó en su teléfono móvil la brutal detención de Gray, fue detenido el viernes acusado de "acoso e intimidación" a la Policía de Baltimore.

Kevin Moore, el hombre que filmó en su teléfono móvil la brutal detención del joven afroamericano Freddie Gray

 

El líder republicano también expresó su apoyo a la iniciativa del presidente Barak Obama que obliga a los agentes de policía a portar cámaras de vídeo para que queden registradas sus acciones.

El pasado 19 de abril, Freddie Gray, el joven afroamericano de 25 años, perdió la vida tras sufrir una grave herida en la espina dorsal como consecuencia de la golpiza policial que recibió durante su detención el 12 de abril.

Después de su funeral, Baltimore se convirtió en el centro de las protestas en rechazo de la brutalidad policial contra la comunidad negra; desde ahí las manifestaciones se extendieron a otras ciudades estadounidenses como Nueva York, Washington y Filadelfia.

El pasado 1 de mayo, la fiscal de Baltimore, Marilyn Mosby, consideró como un “homicidio” la muerte del joven negro, recalcando que los policías que arrestaron a Gray lo hicieron ilegalmente, ya que el joven no había cometido crimen alguno.

Manifestantes celebran declaraciones de la fiscal de Baltimore, Marilyn Mosby, quien consideró como un “homicidio” la muerte de Freddie Gray

 

La muerte de Gray se produjo en un momento de gran tensión en EE.UU. entre los distintos cuerpos de policía y la comunidad, después de que durante los últimos meses tuvieran lugar varios casos de abuso policial con resultados mortales.

Este último caso de brutalidad y discriminación racial policial tiene lugar en Baltimore, donde el 63 % de la población es negra, como también lo son la mitad de su fuerza policial y su alcaldesa.

Asimismo, este asesinato se suma a similares incidentes, en los que agentes blancos matan a tiros a ciudadanos afroamericanos desarmados, hechos que han provocado multitudinarias marchas antirracistas en la mayoría de las ciudades estadounidenses.

fdd/rha/kaa