• El candidato republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, ofrece un discurso en un acto de campaña en Monessen, estado de Pennsylvania. 28 de junio de 2016
Publicada: jueves, 30 de junio de 2016 7:38
Actualizada: jueves, 30 de junio de 2016 20:02

El candidato a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, defiende el uso del ahogamiento simulado (waterboarding) e incluso dice que le gusta mucho.

Así dijo el magnate republicano en su discurso en un mitin la noche del martes en el estado de Ohio, horas después de que los múltiples atentados en el aeropuerto de Atatürk de la ciudad turca de Estambul, posiblemente perpetrados por el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe), cobrara 41 vidas.

“¿Qué pensáis del waterboarding? (preguntó a los asistentes) Me gusta mucho. No creo que sea suficientemente duro”, dijo Trump.

El multimillonario aseguró que fue de los primeros en oponerse a la invasión de Irak en 2003 impulsada por el expresidente George W. Bush, pero es un ferviente defensor de las torturas aprobadas entonces por el exmandatario contra sospechosos de terrorismo.

¿Qué pensáis del waterboarding? (preguntó a los asistentes) Me gusta mucho. No creo que sea suficientemente duro”, dijo el candidato a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump

Asimismo subrayó que EE.UU., debe luchar con "saña y violencia debido a que estamos tratando con gente violenta", haciendo referencia a los terroristas. "Hay que combatir el fuego con fuego", agregó.

Los miembros de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) emplean el método del ahogamiento simulado para interrogar a un preso.

 

El Ejército estadounidense prohibió en 2006 el uso del ahogamiento simulado, poniendo en duda su legalidad y posteriormente tras su llegada al poder en 2009 el presidente Barack Obama lo prohibió también para la Agencia Central de Inteligencia (CIA), decisión que cerró el capítulo de los abusos del Gobierno de Bush bajo el pretexto de la llamada guerra contra el terrorismo iniciada tras los atentados del 11-S en 2001.

No obstante, Trump no solo defiende el retorno de usar esa técnica sino que también ofrece una política de mano dura respeto al terrorismo con un discurso que busca capitalizar el creciente miedo a ese fenómeno entre la opinión pública estadounidense como consecuencia del auge de EIIL.

“Tenemos leyes que dicen: ‘No puedes hacer eso’. Sus leyes dicen que puedes hacer lo que quieras y que cuánto más brutal seas, mejor. Así que no podemos hacer waterboarding, que no es la cosa más bonita pero es cacahuetes comparado con muchas alternativas”, insistió.

Trump ha sido blanco de fuertes críticas por sus discursos, entre otros como hacer un llamamiento a cerrar las fronteras de los Estados Unidos, a los musulmanes, aunque recientemente ha suavizado esa postura suya al sugerir que la restricción afectaría solo a personas que procedan de “Estados terroristas”.

aaf/ktg/msf

Comentarios