• El embajador brasileño en Teherán, Rodrigo de Azeredo Santos (izda.), y Siamak Moreh Sedgh, diputado judío en el Parlamento iraní, 15 de abril de 2019.
Publicada: lunes, 15 de abril de 2019 23:26

El embajador brasileño en Teherán, Rodrigo de Azeredo Santos, pone de manifiesto la disposición de su país para aumentar las relaciones bilaterales con Irán.

“Apostamos por desarrollar y fortalecer las cooperaciones en todos los ámbitos con la República Islámica de Irán”, ha dicho este lunes el embajador brasileño durante una reunión con Siamak Moreh Sedgh, diputado representante de los judíos en la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles).

Conforme a De Azeredo Santos, Brasilia prioriza en la agenda de su política exterior el mantenimiento y la expansión de los lazos con todos los países y, en especial con Irán, por lo que el Gobierno actual de Brasil desea acercar más las relaciones con el país persa.

Del mismo modo, el diplomático brasileño ha pedido el incremento de las cooperaciones parlamentarias entre los países y, en particular, entre los representantes judíos ante los Parlamentos de Irán y Brasil.

A su vez, el diputado iraní Moreh Sedgh ha expresado la voluntad de Teherán para afianzar los nexos bilaterales con Brasilia y ha destacado el gran papel que juegan las minorías religiosas en el país persa, mientras que reitera que ni los judíos ni los otros feligreses de religiones minoritarias en Irán sufren de discriminación o limitación alguna, a diferencia de lo que alega el Occidente.

Apostamos por desarrollar y fortalecer las cooperaciones en todos los ámbitos con la República Islámica de Irán”, ha dicho el embajador brasileño en Teherán, la capital iraní, Rodrigo de Azeredo Santos.

 

“La República Islámica de Irán es el único país musulmán en el cual las minorías religiosas tienen derecho a elegir sus representantes en el Parlamento y participan en la toma de decisiones del país tanto a nivel interno como internacional”, ha subrayado Moreh Sedgh, y ha condenado el uso del tema de los derechos humanos por parte de algunos países para presionar a Teherán.

Con frecuencia, Irán es objeto de acusaciones basadas en informes politizados y sin base, los cuales tratan de mostrar que el país persa tiene un gobierno represivo; una imagen muy lejana de la realidad.

Irán siempre ha denunciado estos informes y los ha tachado de “selectivos” y sin fundamento, mientras que denuncia la doble moral de los países que lanzan acusaciones contra Teherán cuando al mismo tiempo hacen caso omiso de las atrocidades que cometen sus aliados de la región.

hgn/ncl/hnb

Comentarios