• Seyed Abás Araqchi, vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales.
Publicada: domingo, 29 de mayo de 2016 17:32
Actualizada: domingo, 29 de mayo de 2016 18:05

La capacidad disuasiva y militar de la República Islámica provocó el triunfo de los diálogos nucleares con el Grupo 5+1, enfatiza un político de alto rango iraní.

El vicecanciller de Irán para Asuntos Jurídicos e Internacionales, Seyed Abas Araqchi, subraya que el país persa contaba con tal poderío que ningún país se atrevió a atacar militarmente a Irán.

Las capacidades disuasivas de Irán, en particular, sus misiles defensivos, fueron en realidad el elemento más importante del poder que decepcionó a los enemigos para que piensen en un ataque militar. Si no se hubieran sentido frustrados, seguramente no elegirían la mesa de diálogos”, ha desvelado este domingo el diplomático.

Las capacidades disuasivas de Irán, en particular, sus misiles defensivos, fueron en realidad el elemento más importante del poder que decepcionó a los enemigos para que piensen en un ataque militar. Si no se hubieran sentido frustrados, seguramente no elegirían la mesa de diálogos”, argumenta Seyed Abas Araqchi, vicecanciller de Irán para Asuntos Jurídicos e Internacionales. 

La contraparte, señala, se dio cuenta de la capacidad de Irán a la hora de reaccionar y defenderse ante cualquier tipo de amenaza militar.

 

Araqchi, además, destaca la resistencia del pueblo iraní ante las presiones y sanciones económicas impuestas por Occidente y lo considera como otro factor del poderío del país ya que los enemigos de la nación tampoco pudieron alcanzar sus objetivos mediante este instrumento.

Tal y como estipula el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), Irán ha aplicado una serie de restricciones a su programa de energía nuclear a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas a Teherán a raíz de la cuestión nuclear y del reconocimiento por la comunidad internacional del derecho de Irán a enriquecer uranio.

Pero, ante una ola de gesticulaciones de ciertos Estados occidentales, con EE.UU. a la cabeza, generada tras una serie de pruebas balísticas de Irán en marzo, dichos Estados acusan a Teherán de violar la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU). EE.UU. incluso impuso nuevas rondas de sanciones al país persa por su programa de misiles.

Irán ha garantizado una y otra vez que su capacidad defensiva no constituye amenaza alguna para la región, sino que tiene como meta preservar su soberanía e integridad territorial.

msm/ktg/nal

Comentarios