• Kim Hyok Chol, el ex embajador de Corea del norte en España.
Publicada: miércoles, 27 de marzo de 2019 18:19
Actualizada: jueves, 28 de marzo de 2019 4:06

El líder de un grupo armado que asaltó a la embajada norcoreana en España buscaba captar al encargado de Pyongyang para recabar los datos del programa nuclear.

Este miércoles, el grupo disidente norcoreano autodenominado Cheollima Civil Defense (CCD) ha reivindicado a través de un comunicado difundido por Internet, el asalto perpetrado el pasado mes de febrero, negando que se tratara de “un ataque” o la implicación de “otros gobiernos”.

Sin embargo, las investigaciones tanto de la policía como de las fuerzas de seguridad de España contradicen a las alegaciones de Cheollima Civil Defense.

La agencia española Europa Press, citando a fuentes policiales ha informado este miércoles que el grupo liderado por Adrian Hong Chang, ciudadano mexicano con residencia en EEUU, buscaba captar al encargado de negocios, Yu Sok So, a quien ofreció un traslado a un país seguro, y hacerse con información sensible posiblemente relacionada con el programa nuclear norcoreano.

Ayer martes, el juez de la Audiencia Nacional de España José de la Mata informó que Hong Chang contactó cinco días después de los hechos con el Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) para ofrecerle los datos robados de la embajada.

 

Las fuentes consultadas avisan a Europa Press que el FBI le trasladó el 19 de marzo la información tras la comparición Hong Chang en sus oficinas. Por entonces, ya estaban identificados los asaltantes y resuelto el incidente diplomático que consideran “más grave de los últimos años en Europa”.

De acuerdo a las citadas fuentes, los atacantes habían vigilado a los diplomáticos y sus movimientos, llegando a tener un conocimiento perfecto del edificio de la Embajada, así como sus medidas de seguridad.  

El asalto cobró aún más importancia. La representación diplomática de Corea del Norte en España fue abierta en octubre de 2013 por el diplomático norcoreano Kim Hyok Chol, quien fue expulsado de España el 25 de septiembre de 2017 en respuesta a las pruebas balísticas de Pyongyang.

Kim, que atribuyó su expulsión a la “diplomacia de sumisión” a EE.UU. del Ejecutivo del entonces presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, fue uno de los principales interlocutores con la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, en las conversaciones que tuvieron lugar en Hanói (capital de Vietnam) con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El periódico español El Confidencial informó que es posible que los asaltantes estaban buscando información sobre el embajador que, en estos cuatro años que estuvo en Madrid, gozó de cierta libertad de movimientos y encuentros.

snz/sjy/mkh

Comentarios