• Un cazabombardero estadounidense F-15 Strike Eagle.
Publicada: sábado, 23 de diciembre de 2017 10:43
Actualizada: sábado, 23 de diciembre de 2017 17:52

EE.UU. aprueba la venta de varias unidades de los cazabombarderos F-15 a Catar, país en conflicto político con los principales aliados estadounidenses.

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) aprobó el viernes la venta de 36 aviones militares F-15 Strike Eagle a Catar bajo un contrato por un valor de unos 6000 millones de dólares (cada unidad de estos cazabombarderos cuesta entre 27 y 28 millones de dólares).

"Este contrato estipula el requisito de ventas militares extranjeras a la Fuerza Aérea de Catar", se lee en un comunicado difundido por el Pentágono en el que también se especifica que ya la empresa Boeing (que produce los F-15) puede encargarse del mantenimiento y las reparaciones de estos cazas.

Según el comunicado, las 36 unidades de los F-15 serán construidas y entregadas a Catar a finales del año 2022, señala la cadena estadounidense CNN, citando a fuentes anónimas en el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

No se sabe de las versiones y modelos del F-15 que serán entregados, pero se cree que la gran mayoría será de la versión “A” (especializada en ataque contra objetivos terrestres) además de la versión “E”, es decir,  la variante capaz de llevar a cabo medidas de guerra electrónica como obstaculizar el funcionamiento de los radares en una zona.

Este contrato estipula el requisito de ventas militares extranjeras a la Fuerza Aérea de Catar", se lee en un comunicado difundido por el Pentágono.

 

La venta de estos aviones militares tiene lugar a pesar de que los principales aliados estadounidenses (entre ellos Arabia Saudí), están en el medio de una prolongada crisis política con Catar.

El pasado 5 de junio, Arabia Saudí, Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Egipto rompieron sus relaciones diplomáticas con Doha e impusieran un boicot económico al pequeño emirato del Golfo Pérsico, tras acusarlo de fomentar el terrorismo.

Para levantar el bloqueo, estos países presentaron a Catar una lista de demandas y le dieron un ultimátum para cumplirlas o enfrentar las consecuencias. Sin embargo, Doha se negó a cumplirlas, tildándolas de ‘irrazonables’.

Las demandas incluían el cierre de la cadena televisiva Al-Jazeera, la retirada de las tropas turcas de suelo catarí, la reducción de las relaciones con Irán y la ruptura de los lazos con el movimiento de los Hermanos Musulmanes (HHMM) de Egipto.

hgn/rha/hnb