• La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (centro), y su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva, saludan a sus seguidores congregados delante de la casa del exmandatario en Sao Bernardo do Campo, cerca de Sao Paulo, 5 de marzo de 2016.
Publicada: lunes, 7 de marzo de 2016 19:10
Actualizada: martes, 8 de marzo de 2016 4:03

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha acusado a la oposición de provocar una "crisis política" en el país y de conspirar para adelantar las elecciones presidenciales de 2018.

"Sistemática crisis política que provocan aquellos que están inconformes, que perdieron las elecciones (presidenciales de 2014) y quieren anticipar la elección de 2018", ha denunciado este lunes la dignataria brasileña.

Durante la inauguración de un proyecto de viviendas sociales en el estado de Río Grande do Sul (sur), Rousseff ha recalcado que "la oposición tiene completo derecho a discrepar, pero no puede buscar sistemáticamente la división del país", y alerta de las consecuencias, no sólo para la política, "sino también para la economía, para la creación de empleo, para el crecimiento de las empresas".

Sistemática crisis política que provocan aquellos que están inconformes, que perdieron las elecciones (presidenciales de 2014) y quieren anticipar la elección de 2018", ha denunciado la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

Refiriéndose a la actuación en contra del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), la jefa brasileña de Estado ha denunciado que "no tiene el menor sentido, conducirlo por orden judicial, para prestar declaraciones, si (Lula) jamás se negó a ir".

Lula da Silva se ha convertido en el centro de pesquisas por supuestos enriquecimiento ilícito y blanqueo de dinero, proveniente de las constructoras acusadas de sobrevalorar contratos con Petrobras, por lo cual la Policía Federal le detuvo el viernes para que declare sobre el asunto, además registró su residencia, la sede de su instituto y casas de familiares y allegados.

El hecho ha causado el rechazo de varias autoridades, entre ellas los presidentes de Venezuela Nicolás Maduro, de Bolivia, Evo Morales, y de Ecuador, Rafael Correa.

Los comentarios de Rousseff se producen en la misma jornada en la que los representantes de movimientos sociales y simpatizantes de Lula han vuelto a las calles en las inmediaciones de la residencia del expresidente en Sao Paulo para expresar su rechazo a su detención.

El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva entre sus seguidores congregados delante de su casa en Sao Bernardo do Campo, cerca de Sao Paulo (sureste), 5 de marzo de 2016.

 

Tanto Rousseff como Lula da Silva han rechazado en reiteradas ocasiones las acusaciones de la oposición en su contra relativas a tener conocimiento de la corrupción en Petrobras y de intentar interferir en las investigaciones de la "Operación Lava Jato" (lavadero de autos) sobre la red de sobornos en esa petrolera estatal.

bhr/ctl/nal

Comentarios