• Edificio del Ministerio bareiní de Asuntos Exteriores.
Publicada: lunes, 4 de enero de 2016 12:01
Actualizada: lunes, 4 de enero de 2016 14:54

El régimen de Baréin ha anunciado este lunes la ruptura de sus relaciones diplomáticas con la República Islámica de Irán, un día después de que hiciera lo mismo el Gobierno de Riad.

El pequeño país del Golfo Pérsico ha ordenado a todos los diplomáticos iraníes que abandonen el reino "en 48 horas", ha informado la agencia local BNA, que cita un comunicado del Ministerio de Exteriores del país árabe.

El régimen Al Jalifa ha sostenido que tal medida fue adoptada en respuesta a las supuestas políticas ‘intervencionistas’ de Irán en los asuntos internos de los países de la región; alegato siempre rechazado por Teherán.

La noche del domingo, Arabia Saudí anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Irán tras las críticas del país persa ante la ejecución del prominente clérigo chií, el sheij Nimr Baqer al-Nimr.

Por su parte, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), estrecho aliado de Arabia Saudí y Baréin, han anunciado también su decisión de rebajar las relaciones diplomáticas con Irán. Si bien no rompen los lazos por completo, reducirán al mínimo el número de representantes en el país persa.

El Ministerio bareiní de Asuntos Exteriores ha convocado al encargado de Negocios de Irán, Morteza Senobari y le ha entregado una nota oficial en este sentido, ha asegurado la agencia noticiera BNA.

El régimen de Manama además, ha indicado que cerrará su embajada en Irán y retirará a todo su personal de la misma.

Baréin siempre sigue ciegamente los pasos políticos del régimen saudí. Desde 2011, miles de los chiíes bareiníes han salido a las calles para exigir reformas políticas y una mayor representatividad de su comunidad. Sin embargo, estas marchas pacíficas desde aquel entonces han sido reprimidas por las fuerzas saudíes y los agentes de la Policía de Baréin.

Manifestantes bareiníes sostienen fotos del prominente clérigo chií, el sheij Nimr Baqer al-Nimr, en una protesta contra su ejecución en el oeste de Manama (capital de Baréin) 3 de enero de 2016

 

La ruptura de las relaciones entre Irán y Arabia Saudí ocurre luego de las protestas de los iraníes frente a la embajada saudí en Teherán (capital), y frente al consulado saudí en Mashad (noreste), tras conocerse la noticia de la ejecución de 47 personas acusadas de terrorismo, incluyendo al prominente clérico chií, Nimr Baqr al-Nimr.

En este sentido, el presidente iraní, Hasan Rohani, denunció enérgicamente la ejecución del líder chií por el régimen Al Saud y afirmó que la nación persa no permitirá que los grupos “radicales” utilicen el asesinato de Al-Nimr como un pretexto para recurrir a medidas "ilegales".

mkh/ctl/nal