• El presidente filipino, Rodrigo Duterte (dcha.) y su par chino, Xi Jinping, en el Palacio presidencial de Filipinas, 20 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 6 de abril de 2019 8:18
Actualizada: sábado, 6 de abril de 2019 10:26

El presidente de Filipinas ha avisado a China de la posibilidad de iniciar una guerra si el gigante asiático ocupa la isla Thitu en el mar de China Meridional.

“Esto es un consejo para mis amigos, ya que somos amigos con China. No pienso suplicar. Simplemente pido a China que se despida de Thitu porque tengo a mis soldados allí”, ha afirmado el presidente filipino, Rodrigo Duterte, durante un acto de campaña celebrado este sábado en la provincia de Palawana.

De acuerdo con el diario local The Philippine Star, el mandatario asiático ha insistido en que la soberanía de la isla Thitu pertenece a Filipinas. Asimismo, ha sostenido que este conflicto es un “juego de geopolítica”.

De igual modo, ha considerado que una guerra solo conduciría a una masacre en donde muchos soldados y policías filipinos podrían perder la vida. “Si hacen movimientos allí, esa es otra historia. Le diré a mis soldados: ‘Prepárense para una misión suicida’”, ha agregado.

Ha confesado, asimismo, que en el caso de ocurrir una guerra con el gigante asiático, Filipinas no tendrá ninguna oportunidad de ganar y la va a perder.

Esto es un consejo para mis amigos, ya que somos amigos con China. No pienso suplicar. Simplemente pido a China que se despida de Thitu porque tengo a mis soldados allí”, ha afirmado el presidente filipino, Rodrigo Duterte.

“Estamos en un compromiso porque si vamos a la guerra o si existe un conflicto violento, nunca ganaríamos. Enviaría a mis soldados para que los mataran y ahora no estoy preparado para hacer eso”, ha agregado.

Las afirmaciones del jefe de Estado filipino se producen después de que el jueves el Ministerio de Asuntos Exteriores de Filipinas calificara de “ilegal” la presencia de cientos de barcos chinos cerca de una isla ocupada por Manila en una zona en disputa en aguas del mar de China Meridional. La autoridad filipina, ha considerado la medida china como una acción que se define como una “clara violación” de la soberanía filipina.

Parte de este mar, que contiene vastas reservas de petróleo y gas, es reclamado por Taiwán, Brunéi, Vietnam, Malasia y la República de las Filipinas. China considera tener derechos soberanos sobre las islas Paracelso (Xisha, en chino) y siete islas artificiales del archipiélago Spratly (Nansha, en chino).

fmd/ktg/hnb

Comentarios