• El ministro de Salud de Argentina, González García, recibe la vacuna rusa Sputnik V.
Publicada: sábado, 20 de febrero de 2021 3:29

El titular de Salud de Argentina dimite luego de que el presidente del país, Alberto Fernández, haya condenado su permisividad para “vacunación vip” en su despacho.

Ginés González García se vio obligado a renunciar, después de que el periodista Horacio Verbitsky revelara durante un programa de radio el viernes que, “gracias a su larga amistad” con González, pudo acceder a la vacuna contra el nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, que le fue inyectada “en el despacho” del ministro. 

El titular argentino fue señalado por las vacunaciones “de privilegio” a sus allegados en la sede del Ministerio de Salud sin necesidad de solicitar turno como los demás argentinos. La ciudad de Buenos Aires, la capital argentina, habilitó la solicitud de turnos online para vacunar a los mayores de 80 años a partir del próximo lunes, un mecanismo que fracasó casi de inmediato ante la enorme demanda. 

Conforme a la cadena estadounidense CNN, que cita a dos fuentes de la Casa Rosada, el mandatario argentino exigió la renuncia del ministro de Salud por “posible trafico” de influencias, al haber facilitado vacunas contra el letal virus a funcionarios y amigos del oficialismo.

“Lamentaría sinceramente que semejante malentendido pudiera deslucir una gestión que dio un fuerte impulso a la reconstrucción del sistema de salud”, señaló el ministro en su carta de renuncia, publicada Twitter, al tiempo que atribuyó el escándalo a una “confusión involuntaria” de su secretaria privada.

 

De igual modo, expulsaron del programa de radio a Verbitsky por haberse vacunado de manera vip. “Es una inmoralidad que con 50 000 muertos haya vacunados vip. Es inmoral quien lo autorizó y quien se vacunó”, dijo el dueño de emisora Destape Radio, Roberto Navarro, explicando el despido de Verbitsky.

De acuerdo a cifras oficiales, el país sudamericano registra dos millones de contagiados y más de 50 000 muertos por la COVID-19. Hasta el momento, Argentina ha inoculado cerca de 1,5 millones de dosis, en su mayoría Sputnik V, y AstraZeneca, que, según los críticos del Gobierno argentino, son insuficientes para inmunizar a una población de 40 millones de habitantes.

nsh/ctl/rba